Amor, Esperanza y Paz es una organización fundada por los familiares del doctor Humberto Caldera, primer cirujano pediátrico de Nicaragua.

El Hospital La Mascota realiza 6 mil consultas externas y hospitaliza anualmente a 850 niños con problemas renales, enfermedad crónica cuyo tratamiento resulta realmente elevadísimo para familias de escasos recursos.

De acuerdo a la doctora Mabel Sandoval, responsable de la Unidad de Nefrología de este centro hospitalario que debido a estos altos costos es imposible que el Estado asuma todos los costos, de allí la importancia del trabajo que realizan organizaciones como ANNEF al buscar aportes de otras instituciones para la debida atención de los niños.

“Una prueba de compatibilidad tiene un costo de 800 dólares y pues la asociación nos apoya en esto igual que nos apoyan en el transporte de los pacientes que vienen de muy lejos”, ejemplificó.

En este centro hospitalario se han realizado 27 trasplantes renales. De estos tres se han realizado durante este año.

Según la doctora Sandoval la idea es realizar de 4 a 5 trasplantes anualmente.

Actualmente el Gobierno a través del Ministerio de Salud garantiza a los pacientes los medicamentos antirrechazos, la unidad hemodiálisis, la diálisis ambulatoria, entre otras cosas.

Cesar Delgadillo, presidente de ANNEF, señaló que el trabajo que se realiza es muy amplio e integral y que “lo que persigue es mantener funcionando” la unidad  creando las condiciones materiales y aportando equipos, medios y médicos para este fin.

Uno de los casos exitosos del trabajo que se realiza en La Mascota con los niños con enfermedades renales lo representa Yorlin Yoselin Montalván, de 17 años y originaria de Ocotal.

Ella explicó que hace 2 años fue diagnosticada con problemas renales.

“Me siento muy bien. Antes no podía jugar, no podía hacer nada, cada cuatro horas me tocaba el medicamento. Era fin difícil estar así. Ahora puedo hacer mis cosas con tranquilidad”, aseguró esta jovencita, quien fuera operada hace dos meses.