Pocos minutos después de las 11 de la mañana de este domingo arribaron al aeropuerto de Managua los sobrevivientes del terrible naufragio ocurrido el sábado en Corn Island, Caribe Sur, donde resultaron 13 costarricenses fallecidos.

Los sobrevivientes agradecieron al Comandante Daniel Ortega, a la Compañera Rosario Murillo, y al pueblo nicaragüense por todo el apoyo que recibieron al conocerse la tragedia.

“Tenemos que darle muchas gracias de corazón al Gobierno del señor Daniel Ortega, a su señora Primera Dama de Nicaragua, señora Rosario Murillo, a todo el pueblo de Corn Island, indudablemente un pueblo humilde y trabajador y eso fue algo que desgraciadamente pasó, pero el Gobierno de Nicaragua se ha portado de mil maravillas”, señaló uno de los sobrevivientes de origen costarricense.

El ciudadano costarricense agradeció especialmente a la Compañera Rosario ya que “se ha portado como toda una mujer” y asimismo dio su agradecimiento al pueblo nicaragüense por el apoyo manifestado en este momento de dolor, “porque somos un solo pueblo y esto fue algo que pasó y le damos gracias de todo corazón del grupo que viene acá, fue un infortunio”.

Los turistas salieron de la terminal aérea resguardados por agentes de la Policía Nacional, que los acompañaron en su traslado en un autobús de turismo de placa costarricense.

Cabe señalar, que la tarde de este sábado la embarcación “Reina del Caribe” trasladaba a 32 turistas de los cuales 25 eran costarricenses, 4 estadounidenses y 3 nicaragüenses, y estos viajaban de regreso a Corn Island luego de haber realizado una visita a Little Corn Island, desobedeciendo la prohibición de zarpe que las autoridades habían orientado por las condiciones climáticas.

En el vuelco de esta perecieron 13 personas, 11 mujeres y dos varones, y las autoridades están realizando las investigaciones y han detenido al dueño de la embarcación, Hilario Blandón Chavarría, de 53 años de edad, y su ayudante Eliot Absalón Prack Carter, de 30 años, quienes serán procesados por los delitos de homicidio imprudente y exposición de personas al peligro.