Diecinueve personas fallecieron en Estados Unidos este fin de semana, producto de la tormenta de nieve Jonas, una de las peores en décadas, que paralizó ciudades como Washington y Nueva York, entre otras.

En esta última ciudad, se acumularon 68 centímetros de nieve hasta la medianoche del sábado, un poco menos del récord de 68,3 que se registró el año 2006.

Trece personas murieron el sábado en accidentes automovilísticos relacionados con el mal tiempo en Arkansas, Carolina del Norte, Kentucky, Ohio, Tennessee y Virginia. Una persona murió en Maryland y tres en Nueva York mientras retiraban la nieve con palas. Dos fallecieron por hipotermia en Virginia, dijeron funcionarios.

En la costa de Nueva Jersey, una región duramente golpeada por el huracán Sandy en el 2012, la tormenta provocó inundaciones durante la marea alta.

Luego de arrojar cerca de 60 centímetros de nieve sobre el área de Washington, la tormenta se fortaleció inesperadamente el sábado mientras avanzaba con rumbo al norte hacia el área metropolitana de Nueva York, hogar de cerca de 20 millones de personas.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró estado de emergencia, al igual que otras 10 autoridades estatales. La prohibición impuesta a los viajes en los caminos del área de la ciudad de Nueva York y Long Island, salvo para vehículos de emergencia, terminó a las 7.00 a.m. del domingo. Los puentes y túneles de la ciudad también reabrieron.

En la mañana del domingo, la tormenta casi se había alejado de la costa, aunque algunos vestigios aún afectaban a algunas zonas de Long Island y Cape Cod.

Cerca de 3.500 vuelos fueron cancelados el domingo y ya hay más de 600 cancelados para el lunes, según el sitio de Internet FlightAware.com.

El récord de nieve caída en Washington es de 71,1 centímetros y fue establecido en 1922. La mayor nevada reciente alcanzó los 45,2 centímetros en el 2010.

Los fuertes vientos golpearon a toda la Costa Este, desde Carolina del Norte a Nueva York, alcanzando los 112,6 kilómetros por hora en Wallops Island, Virginia, en la noche del viernes, provocado oleajes altos e inundando el litoral, dijo el Greg Gallina, del NWS.

Oleajes mayores que los provocados por el huracán Sandy hace tres años llevaron el agua hacia el interior de la costa de Jersey Shore y Delaware y fijaron un nuevo récord en Cape May, Nueva Jersey, y Lewes, Delaware, dijo Patrick O'Hara del NWS.