Un movimiento telúrico de 6.8 grados de magnitud se registró este domingo en Alaska, aunque sin reportes de víctimas mortales.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) informó primeramente que el sismo tuvo una magnitud de 7,1.

Este terremoto ocurrió a 260 kilómetros de Anchorage, la ciudad más grande de Alaska.

Los residentes de Anchorage dijeron que fueron despertados por el temblor, pero a parte de un área en donde hubo cortes de electricidad, no se registraron ni heridos ni daños significativos.

No hubo tampoco alerta de tsunami, puesto que la profundidad del epicentro fue de 127 kilómetros.