La tarde de este sábado fueron incinerados los 445 tacos de cocaína incautados por la Fuerza Naval y los agentes antidrogas de la Policía Nacional en un espectacular operativo en las costas de Carazo.

Los 445 tacos, cuyo peso era de aproximadamente 500 kilos, ardieron en llamas en Playa Hermosa, donde atracó la lancha procedente de Costa Rica en la que se movilizaban los narcotraficantes, quienes aún se encuentran huyendo de las autoridades.

Para dar fe de que todo lo actuado se hizo conforme las leyes y procedimientos legales estipulados en la legislación nicaragüense, en el lugar estuvieron presentes el Procurador Juan José Brenes; William Howard López, Juez Distrito de Audiencia de Jinotepe; la Fiscal Departamental, Nubia Arévalo; y el Fiscal de Crimen Organizado, Walter Chavarría.

La lancha con los 445 tacos de cocaína fue detectada por la Fuerza Naval aproximadamente a las 8:00 de la noche del día viernes al ingresar a territorio nacional en el sector de San Juan del Sur. En ese momento se le empezó a dar persecución, recibiéndose el apoyo de otra lancha rápida del destacamento naval de Puerto Sandino para poder interceptarla.

Mientras se realizaba la persecución, se hicieron todas las coordinaciones pertinentes con la Policía Nacional, previendo cualquier incidente. Una vez se logró detener a la lancha, las autoridades pasaron el resto de la noche del viernes y la madrugada y gran parte del día del sábado efectuando las labores de conteo, pesaje, pruebas de campo y posterior incineración de la droga.

Este importante operativo viene a ratificar una vez más que Nicaragua es la principal muralla con la que se topan los narcos en Centroamérica en su ruta de traslado de drogas desde el sur hacia Estados Unidos, donde se encuentra su principal mercado.