Las autoridades se mantienen vigilantes de la actividad de los volcanes Momotombo y Masaya, los que continúan marcando en los indicadores movimientos de fluidos y magma, a la vez que generan microsismos, algunos de ellos percibidos por la población cercana.

De acuerdo al último informe dado a conocer por el Gobierno Sandinista, entre la media noche y la 1:30 de la madrugada de este sábado, el Volcán Momotombo elevó considerablemente su tremor y la amplitud sísmica en tiempo (RSAM) de las 150 unidades a las 400 unidades.

Posteriormente, el tremor volcánico bajó nuevamente a niveles de calma relativa, para volver a incrementarse una vez más desde las 8:20 de la mañana de hoy hasta alcanzar las las 400 y 600 unidades.

Estos incrementos del tremor volcánico de larga duración en el Momotombo se relacionan con movimientos de fluidos y magma muy cerca de la superficie, por lo que es muy probable que se den explosiones de gases, ceniza y expulsión de material incandescente por el cráter del volcán o por sus flancos, indica el informe.

En cuanto al volcán Masaya, se reporta la ocurrencia de un sismo de 2.5 grados de origen volcano-tectónico dentro de la caldera del coloso.

Este movimiento se dio a las 2:07 de la tarde del viernes y fue reportado sentido por la población cercana al cono.

La actividad micro-sísmica caracterizada por tremor volcánico de alta energía se mantiene en este volcán y se observa lava en las dos bocas del piso del cráter Santiago.

La amplitud sísmica en tiempo real (RSAM) de este volcán está en valores moderados y altos, entre las 230 y 600 unidades.

En cuanto a los volcanes Telica, San Cristóbal y Concepción, estos permanecen en su estado de actividad habitual.