Desde horas muy tempranas de la mañana de este sábado 23 de enero, jóvenes, brigadistas de salud y los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, se dispusieron a recorrer cada uno de los barrios de los siete distritos de Managua, visitando casa por casa para hacer conciencia en la población sobre la importancia de sumarse a la lucha contra el mosquito transmisor de epidemias como el dengue, chikungunya y sika.

Barrios como San Sebastián y Sierra Maestra de los distritos II y III, fueron algunos de los sitios donde los brigadistas de salud, acompañados de personal de la Alcaldía de Managua y la comunidad organizada, realizaron un recorrido para entrar en contacto con la población capitalina y hacerles saber la importancia de mantener un orden y limpieza en sus viviendas, eliminar los posibles criaderos de mosquitos transmisores de estas tres enfermedades y en caso de tener algún familiar que presente síntomas febriles deben acudir inmediatamente a la unidad de salud más cercana.

“Este es un trabajo que venimos haciendo de siempre en la lucha anti epidémica, pero en este día estamos fortaleciendo esa lucha llevándole el mensaje a la población que deben vivir limpio, vivir bonito para evitar las epidemias relacionadas con el mosquito Aedes aegypti como el dengue, chikungunya y el sika”, declaró el Dr. Alejandro Ortiz, director del Centro de Salud Edgard Lang.

Señaló que este es un trabajo conjunto insistiendo a las familias es la destrucción de criaderos y permanente vigilancia de no tener depósitos que recojan agua en los techos, las plantas, los flores, los lugares donde se almacena agua, lavar los barriles, lavar las piletas donde se alimentan a los animales domésticos, y en segundo lugar.

“Estamos haciendo una lucha intensa para que nuestras familias vivan en un ambiente limpio y sin depósitos que luego se puedan convertir en criaderos, pero lo más importante aquí es limpiar todos nuestros patios, concientizarlos para que permitan el ingreso de los brigadistas que llegan a abatizar los barriles, piletas y algunos depósitos útiles en el hogar, evitando que el mosquito llegue a su ciclo de forma adulta”, añadió Ortiz.

Daniela Caldera, delegada de la Alcaldía en el Distrito II, aseguró se han dispuesto este fin de semana a trabajar en la erradicación de los focos de enfermedades como el dengue y el chikungunya y en búsqueda de prevenir que el Sika no ingrese a territorio nicaragüense.

“Prácticamente, son métodos de prevención, de sensibilización los que estamos desarrollando con el Gabinete, el Minsa y otras instituciones que nos están acompañando para que así la población pueda sacar todos sus calaches y basura para dejar limpios todos los barrios del Distrito”, comentó Caldera.

Población asume responsabilidad en lucha contra el dengue

Esperanza del Socorro Leiva, habitante del barrio Sierra Maestra en el Distrito III, afirmó que ellos como pobladores también tienen un compromiso para combatir estas epidemias, una tarea muy sencilla que todos pueden aplicar desde sus casas manteniendo bien limpios los patios e interiores de las viviendas, ante lo cual hace el llamado a sus vecinos a permitir el ingreso de los brigadistas a sus casas.

“Debemos mantener limpio el lugar donde habitamos para que así evitemos que nuestra familia se enferme, contribuyamos a ese trabajo del Gobierno empezando por dejar entrar a nuestras casas a los trabajadores del Minsa a que inspeccionen si tenemos calaches en los patios y que se los lleven para que no le demos chance al mosquitos de reproducirse y no se siga afectando a más personas con esa enfermedad”, dijo Guillermo Rosales, habitante del barrio San Sebastián.

Julio Pichardo expresó que él limpia toda su casa desde horas muy tempranas en la mañana y no deja espacio para la reproducción del mosquito y se ha deshecho de todos los objetos inservibles que le quitaban espacio en su casa, por lo cual también llama a las demás familias de Managua y de todo el país a que dejen entrar a sus viviendas a los brigadistas de salud, que les permitan que inspeccionen si tiene basura o calaches en sus patios y que dejen que se los lleven.