El presidente de China, Xi Jinping, que se encuentra hoy en visita oficial en Irán, tercera escala de su gira por Medio Oriente, abogó por impulsar aún más la amistad tradicional y el contacto económico entre las dos naciones.

El líder asiático arribó anoche a Teherán, lo que constituye la primera visita de Estado de un mandatario chino a Irán en 14 años y también su primera a la región desde que asumió la presidencia en 2013.

China e Irán tienen ante sí nuevas oportunidades de desarrollo en sus relaciones, dijo Xi al ser recibido por el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif. Beijing está lista para trabajar con Irán a fin de aprovechar el ímpetu y elevar aún más nuestra relación y cooperación práctica, y dar inicio a un nuevo capítulo de nuestros vínculos caracterizados por un desarrollo integral, estable y de largo plazo, enfatizó.

A través de una declaración emitida a su llegada, el jefe de Estado de esta nación expuso que China e Irán, ambas civilizaciones antiguas, tienen una larga historia y una espléndida cultura y han realizado importantes aportaciones al progreso humano.

En el texto, Xi dijo que espera realizar un intercambio de fondo de puntos de vista con los líderes iraníes sobre relaciones bilaterales y sobre temas mundiales y regionales de interés común y trabajar con ellos para formular un ambicioso plan de cooperación China-Irán, profundizando aún más la amistad entre ambos territorios.

La estancia de Xi en esa antigua nación tiene lugar días después de que las sanciones impuestas por Occidente contra Irán fueran suspendidas tras un anuncio de la Agencia Internacional para la Energía Atómica en el que confirmó que Teherán redujo su programa nuclear.

En ese aspecto, la segunda economía del mundo desempeñó un papel constructivo en las negociaciones previas, según expertos.

Este sábado, el jefe de Estado chino se reunirá con su homólogo iraní, Hassan Rouhani, para analizar la vinculación de sus respectivas estrategias de desarrollo y el impulso a la cooperación política y económica.

También tiene planeado reunirse con el presidente del Parlamento de Irán, Ali Larijani, y con el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei.

Aunque estos países establecieron relaciones diplomáticas en 1971 y sus lazos se han desarrollado desde entonces de manera firme y constante, la amistad entre estos distantes territorios data de hace dos mil años gracias a la Ruta de la Seda.

China ha sido el mayor socio comercial de Irán durante seis años consecutivos y el comercio bilateral alcanzó 51 mil 800 millones de dólares en 2014.

Analistas prevén que la visita de Xi a Irán dará paso a una nueva era en los lazos bilaterales caracterizada por un desarrollo integral, estable y de largo plazo.

Mañana domingo Xi concluirá su gira de cinco días por tres naciones de Medio Oriente, durante la cual visitó primero a Arabia Saudita y luego a Egipto.