La Junta Directiva de la Asamblea Nacional y la Bancada del FSLN, depositó ofrendas florales en conmemoración del 49 aniversario de la masacre del 22 de enero de 1967.

El acto se desarrolló en el paseo peatonal General Augusto C. Sandino, lugar donde se ubican vallas conmemorativas de este hecho sangriento, en el que murieron asesinados campesinos y trabajadores, quienes fueron engañados por la oposición de la época que firmó un pacto con el dictador Anastasio Somoza Debayle.

“En esos hechos vemos como la política tradicional libero-conservadora traiciona al pueblo de Nicaragua, como son masacrados gente del pueblo, mientras los dirigentes a escasos días después está pactando, hicieron un arreglo con los asesinos del pueblo, ahí se demuestra que el pueblo tiene su propia identidad y como esa sangre anónima derramada aquí adquiere nuevo vigor en esta etapa de la Revolución”, señaló el diputado sandinista Edwin Castro.

Añadió que a partir de ese hecho lamentable, el pueblo nicaragüense se da cuenta que no tiene más alternativa que luchar y en esa lucha, el “Frente Sandinista está acompañando al pueblo”.

La diputada Antonia Vílchez, igual destaca que esa traición que hace la clase política de esa época, empuja al pueblo a apoyar las acciones del FSLN y comienza todo un proceso de lucha que es dirigido por los dirigentes sandinistas.

“Esos hechos del 22 de enero de 1967 significan una historia dura en ese momento, pero permitió elevar las conciencias de las mujeres, de los hombres y de todo el pueblo nicaragüense, por eso el FSLN y sus militantes estamos más comprometidos para seguir trabajando en paz, amor y tranquilidad para consolidar el proyecto del Buen Gobierno del comandante Daniel Ortega y de la compañera Rosario Murillo”, enfatizó Vílchez.

En tanto, la legisladora Gladys Báez, la masacre del 22 de enero, conmocionó al resto de nicaragüenses, “por ser una masacre terrible que afectó a todo el país, porque murieron miles y miles de ciudadanos que vinieron de todos los rincones con la esperanza de lograr un objetivo que no se pudo”.

Indicó que en las actuales circunstancias, es necesario recordar esos hechos para mostrarles a las nuevas generaciones, lo que la clase política liberal conservadora fue capaz de hacer; asesinar a un pueblo que pedía libertad.

“Las paralelas históricas prácticamente ahí se sepultaron y prácticamente el Frente Sandinista ya estaba y ese hecho dio un margen, para que el pueblo entendieran que había que luchar de otra forma y eso dio la pauta para que el pueblo apoyara al FSLN, que era la única alternativa para la garantía del triunfo y esa fue la historia”, completó Báez.