El reverendo Omar Duarte, de la Iglesia Ríos de Agua Viva, en Managua, valoró como muy trascendental para los nicaragüenses, que en el “Plan de Buen Gobierno 2016, Trabajando juntos con Gran Familia” el principal protagonista de los programas son las familias y principalmente los pobres.

“Yo veo muy bien este Plan de Gobierno, pero realmente veo que hay una voluntad de este gobierno, una voluntad del presidente (Daniel Ortega) de erradicar la pobreza, se mira a pesar que el país no tiene los recursos en abundancia, se ve y se nota esa voluntad, solo en el subsidio al pasaje (transporte público) hay que valorarlo y todos estos programas sociales, si no hay voluntad no se hacen y aquí hay voluntad de mejorar Nicaragua, antes esto nunca se habían hecho”, reconoció Duarte.

Un aspecto fundamental del programa, a criterio del líder evangélico, es la apertura a las inversiones extranjeras y las políticas para seguir promoviendo la producción.

Calificó de importante, el programa de viviendas, mismo que ha permitido que miles de familias que vivían en condiciones de peligro en ruinas de edificios dañados por el terremoto de diciembre de 1972, ahora estén en viviendas dignas y sobre todas muy seguras.

“Esas casas son una bendición grande, porque vienen a darle estabilidad a las familias, esos son programas como Casas para el Pueblo, Calles para el Pueblo son importantes, tienen unos costos altos, pero más sin embargo hay voluntad y por eso la gente lo está recibiendo y está siendo bendecida”, manifestó.

Indicó que los programas socioeconómicos son un gran alivio para las familias “estos programas sociales claro que vienen a ser de gran ayuda, viene a ser un complemento al salario, si alguien no tiene techo y le regalan zinc es una bendición grande, el Bono Productivo es una manera que la gente genera bienes y el programa Usura Cero es un capital pequeño en la mano para que trabajen”.

Considera que con las inversiones que se están dando y los grandes proyectos como el Gran Canal Interoceánico, vendrán a catapultar la economía a grandes cifras que permitan reducir con más contundencia la pobreza.

“Sigámosle pidiendo a Dios, sigamos trabajando con diálogo, con consenso y creo que este país va por buen camino”, finalizó diciendo Duarte.