El Modelo de Salud Familiar y Comunitaria es una potencialidad y una fortaleza que tiene Nicaragua para combatir el virus del zika si llegaran a presentarse casos de esa enfermedad en el país, afirmó el doctor Guillermo Gonzálvez, epidemiólogo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Managua.

Gonzálvez participó la mañana de este jueves en un recorrido por el Hospital Manuel de Jesús Rivera, con el objetivo de acompañar a las autoridades sanitarias en el tema de las capacidades instaladas y las capacidades de respuesta que tiene el país para enfrentar la influenza.

Al referirse sobre el tema particular del zika, Gonzálvez, recordó que este es un nuevo virus que ha llegado a la región de las Américas y actualmente hay más de 14 estados de la región que han sido afectados desde la declaratoria de alerta epidemiológica que dictó la OPS en la región.

Explicó que hay una rápida expansión del virus zika, y se teme que tenga consecuencias negativas para las mujeres embarazadas, sobre todo con los neonatos que podrían presentar problemas de microcefalia.

Consideró que en Nicaragua la población está debidamente informada sobre cómo evitar la propagación del virus por medio de medidas de prevención como la destrucción de los criaderos y la limpieza.

Señaló que hasta el momento no existe una vacuna o un tratamiento específico para el virus y mencionó que entre los síntomas están un cuadro de erupción en la piel, conjuntivitis y dolor muscular, "pero el peligro potencial con el virus del zika es para las mujeres embarazadas, porque este virus tiene la potencialidad de atravesar la barrera placentaria y afectar el bebe, o la bebita en los primeros meses de la gestación y posiblemente podría causarle malformaciones congénitas como la microcefalia".

En ese sentido, Gonzálvez valoró que "el modelo de salud familiar y comunitaria es una potencialidad que tiene Nicaragua y una fortaleza porque se puede detectar un evento de manera muy temprana y se puede intervenir de manera oportuna con la contención".

Recordó que del 2 al 4 de febrero se desarrollará en el país un taller regional auspiciado por la OPS sobre el diagnóstico del virus zika y para actualizar la lucha de control vectorial.

Por su parte la doctora Ligia Aragón, responsable de epidemiología del Silais-Managua, dijo que en el país no hay zika, pero el gobierno se mantiene vigilante a nivel nacional, incluyendo las fronteras.

Señaló que la lucha contra el aedes aegypti continúa, eliminando criaderos, fumigando, abatizando y realizando jornadas de limpieza con la participación de brigadistas de salud y la comunidad.

"Nosotros estamos preparados, estamos vigilantes, a nivel nacional todo el sistema de salud está en pie de lucha para poder detectar oportunamente la aparición de algún caso de zika, pero lo principal para evitar es prevenir, eliminado los depósitos de agua , abatizando, fumigando", resaltó la doctora Aragón.