Según un grupo de jóvenes cerca de las 05:00 hora local el auto llegó, parqueo frente al negocio en la esquina de la calle Omar al Khayam, al lado un bloque de edificios de familia, dos escuelas y un reten policial y a escasos minutos ocurrió la explosión.

Entrevistados por Prensa Latina, los jóvenes afirmaron que al pasar por su lado, el chofer les dijo "que Dios los proteja a ustedes" y a los pocos momentos, cuando se alejaba, hubo estallido.

En el área se apreciaban los efectos del atentado terrorista. El negocio frente al que se estacionó perdió la fachada y los estantes y productos fueron dañados. Varios autos a los alrededores fueron afectados, algunos totalmente destruidos y otros perdieron cristales y golpeada su carrocería por las esquirlas, clavos y tuercas, que fueron expulsados por la bomba.

Barrio de MezzehEn el lugar, el alcalde de esa área del barrio de Mezzeh, al oeste de la capital, Mazen Safetli, mostraba los daños causados, y en sus manos exhibía tuercas y clavos utilizados para hacer el mayor daño posible, según dijo.

El funcionario condenó la acción contra un área poblada, donde hay un gran movimiento de peatones a otras horas del día en la zona comercial de Sheikh Saed, donde existen muchos comercios de ropas y alimentos, y muchos comerciantes ambulantes ofertan sus mercancías.

Frente al comercio más dañado se encuentra un pequeño estaquillo de venta o quiosco, propiedad de Hasan Zenab, quien dice que ha sobrevivido ya a dos atentados en el lugar.

Sin embargo, indico, mi foto aparece hoy en Facebook como fallecido en esta explosión que dañó los critales y desorganizó las mercancías en su pequeño negocio. El área de la detonación se encontraba a las 08:30 hora local de la mañana acordonada por efectivos del Ejército y la Policía, aunque los vecinos deambulaban curiosos por el lugar y señalaban hacia los cristales de los edificios cercanos afectados por la onda explosiva.

Este es el primer atentado que ocurre en la zona en los últimos meses y evidencia el desespero de los terroristas luego de los fuertes golpes que reciben tras las batidas iniciadas después del 18 de julio cuando ocurrió el atentado contra la sede de la Seguridad Nacional, indicó el alcalde Safetli.