El Mal de Alzheimer afecta a millones de personas, pero no tiene cura ni existe una prueba inequívoca para su diagnóstico hasta la muerte, cuando un examen directo del cerebro puede revelar la presencia de las placas amiloides que son una característica delatadora de la enfermedad.

Curiosamente, los mismos depósitos de placa se han encontrado en los cerebros de sujetos que no sufrieron un deterioro cognitivo, lo que ha venido llevando a los científicos a preguntarse: ¿por qué algunas personas desarrollan Alzheimer y otras no?

El equipo de la profesora Karen Gylys, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos, puede que haya ahora encontrado la respuesta. La investigación es la primera de su tipo en la que se observa la progresión de la enfermedad en las sinapsis, donde las células cerebrales transmiten impulsos.

Gylys y sus colegas analizaron muestras de tejidos de autopsias de diferentes sitios de los cerebros de pacientes que eran considerados cognitivamente normales y de otros que cumplían los criterios para recibir un diagnóstico de esa clase de demencia. Usando citometría de flujo, una tecnología basada en láser que suspende a las células en una corriente de fluido y que las hace pasar a través de un aparato electrónico de detección, midieron la concentración de dos de los rasgos bioquímicos identificativos conocidos del Mal de Alzheimer: la beta amiloide y la p-tau, proteínas que cuando se encuentran en niveles elevados en el fluido cerebral son indicativas de la enfermedad. Esto permitió a los científicos examinar grandes poblaciones de sinapsis individuales (más de 5.000 a un tiempo) frente a solo dos bajo el microscopio.

Encontraron que las personas con el Mal de Alzheimer poseen concentraciones elevadas de oligómeros solubles de beta amiloide sinápticos, pequeñas acumulaciones de beta amiloide que son tóxicas para las células cerebrales. Se cree que estos oligómeros perjudican gravemente a las sinapsis, haciendo más difícil para el cerebro formar nuevos recuerdos y rememorar otros viejos.