Mauricio Cerpa, experto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se encuentra de visita en Nicaragua, con el objetivo de acompañar a las autoridades sanitarias en el tema de las capacidades instaladas y las capacidades de respuesta que tiene el país para enfrentar la influenza.

Cerpa manifestó a los medios de comunicación que desde hace dos años la OPS está trabajando este tema con Nicaragua, siendo el primer país de Centroamérica con el cual este organismo decide iniciar el proyecto.

El experto expresó que la Comisión Nacional de Influenza en Nicaragua “ha logrado un gran desarrollo en los últimos años y ha mostrado esa madurez en temas de vigilancia".

Explicó que durante este trabajo conjunto se ha logrado realizar capacitaciones en temas clínicos, epidemiológicos y de laboratorio; como también la expansión del diagnóstico. En este punto, afirmó que Nicaragua ya contaba con un laboratorio de muy alta calidad, pero que ahora con el proyecto se está logrando un segundo laboratorio con mejores capacidades.

“Se está organizando mejor este sistema de vigilancia que lo que nos tiene que hacer es alertarnos y darle información de buena calidad a nuestras autoridades, para que en el momento propicio se tomen todas estas medidas de salud pública, que finalmente disminuyan la morbilidad y la mortalidad que causa la influenza todos los años”, subrayó.

El experto subrayó que el virus de influenza H1N1 ya no es un virus pandémico, sino un virus estacional que circula en todo el mundo y por ello es necesario reforzar la vigilancia, sobre todo en los periodos en que aumentan su actividad en la región.

Cerpa mencionó que la vacunación es la mejor medida preventiva durante los momentos que hay alta actividad de influenza, así como poner en práctica las medidas de prevención para evitar contagiarse.

Por su parte el doctor Guillermo Gonzálvez, epidemiólogo de la OPS en Nicaragua, destacó el reconocimiento de ese organismo en los avances que se han logrado en Nicaragua a través del modelo de salud familiar y comunitario, en la vigilancia y prevención de las enfermedades con potencial epidémico y pandémico.

Ambos expertos realizaron un recorrido por el nuevo laboratorio que Nicaragua está finalizando para realizar el diagnóstico de los virus de influenza por medio de técnicas de de biología molecular.

"Los avances que tiene Nicaragua, con lo actuado hasta el momento, hace ya que necesite ampliar sus capacidades de diagnostico y es lo que están haciendo oportunamente de manera anticipada las autoridades sanitarias", aseguró Gonzálvez.