Autoridades uruguayas se mantienen alerta ante una intensa ola de calor que se mantendrá en las regiones centro y noroeste del país en los próximos cinco días, por lo que solicitan a los ciudadanos que mantengan medidas de protección extremas.

De acuerdo con el pronóstico del Instituto Nacional de Meteorología (Inumet) las sensaciones térmicas serán las más altas del verano austral.

La ola de calor es consecuencia de los efectos térmicos a las variaciones del fenómeno de El Niño-Oscilación del Sur, que por estos días golpeó también a Paraguay y Argentina.

El organismo precisó que desde este miércoles en horas de la tarde y hasta el 25 de enero comenzará a regir la alerta naranja para los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro y Soriano, en el noroeste del país.

En este caso se pronostican altas temperaturas, con mínimas de 22 y máximas entre 37 y 39 grados Celsius.

Asimismo, fue decretada alerta amarilla para los departamentos de Rivera, Tacuarembó, Durazno, Florida y Colonia, que cubren todo el centro del país.

El Inumet detalló que en esa zona se preven temperaturas mínimas iguales o superiores a los 20 y máximas entre los 34 y 36 grados Celsius.

La región uruguaya se vio afectada a finales de 2015 por fuertes lluvias que causaron graves inundaciones. Al menos 23 mil 456 personas recibieron el año nuevo fuera de sus hogares, tras el desbordamiento de ríos en varios departamentos del norte del país.

Los efectos del fenómeno meteorológico El Niño, resultante de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial, son los más virulentos desde 1950 y podrían continuar hasta el primer trimestre de 2016, según vaticinó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU en noviembre pasado.