Los Orientales de Granada lograron respirar tras encontrarse en desventaja ante los Gigantes de Rivas, 3-2 en la serie final y de esa formar forzar un séptimo encuentro en búsqueda de coronarse campeones de la Liga de Béisbol Profesional Nicaragüense en su propio terreno.

En nueve entradas completas el conjunto granadino derrotó a los rivenses con marcador 5-2, luego de tomar la delantera en el primer episodio y poner la pizarra a su favor 2-0.

La oportunidad de los Orientales llegó con José Campusano en base y un infield hit del receptor Juan Carlos Torrez logrando impulsar la primera anotación, seguida de un elevado al center de Yosmay Guerra que termina impulsando la segunda carrera.

Tras golpear el picheo del venezolano Paul Estrada en la parte alta de la primera entrada, los siguientes tres episodios estuvieron controlados por el conjunto granadino sin permitir carrera y continuar ganando 2-0, sin embargo en el cuarto episodio los Gigantes encontraron la oportunidad para igualar el marcador a pesar de haber iniciado el inning con out para Dwight Britton.

Ramón Flores logró conectar un sencillo al central, que respaldado por un toque de Omar Obregón y un error de bases, Anderson Feliz impulsó la primera para los Gigantes, posteriormente un imparable al jardín izquierdo de Jimmy González que termina impulsando la carrera del empate.

Con un buen picheo de Estrada que lanzó siete episodios un tercio, el conjunto de Rivas no supo aprovechar las oportunidad para tomar la ventaja del encuentro y coronarse en su casa viéndose frenados por el relevo de Gustavo Martínez desde el quinto episodio y fueron los Orientales quienes aprovecharon la salida del venezolano para buscar la tercera victoria e igualar la serie.

En la parte alta del noveno episodio con la salida de José Escalona que solamente lanzó dos tercios del octavo episodio y el ingreso de Wiltón López, los Orientales doblaron el marcador con dos outs en su contra, luego que Fausto Suarez conectara línea al campo corto y un batazo al jardín central de José Campuzano que se terminó convirtiendo en doble para poner a hombres en primera y tercera, el boleto que López otorgó a Ofilio Castro y un imparable al jardín izquierdo de Jonel Pacheco que impulsó tres carreras que sentenció el juego a favor de los granadinos.

Gana el encuentro el relevista Gustavo Martínez y se le acredita juego salvado a Darwin Cubillan, perdiendo Wiltón López, su segunda derrota en la serie final.

Orientales en búsqueda del campeonato

“Ahora ellos (Rivas) van a tener que jugar bien la pelota porque vamos a casa, y entre nosotros trataremos de quedar campeones ya mañana, Dios mediante, para la fanaticada”, expresó Jonel Pacheco tras la victoria de su equipo.

Por su parte, Raúl Marbal, manager del conjunto granadino, afirmó que al inicio de este encuentro llevaba en su mente darle una oportunidad de picheo a sus mejores elementos, permitiendo que lanzarán cuatro episodios el abridor Rodney Rodríguez y Gustavo Martínez y una entrada a Cubillan, tomando en cuenta que para el equipo no existía un mañana sin un mayor esfuerzo en el juego del martes.

“Jugué un poco agresivo, no dude en sacar a Rodney, y vamos al juego siete mañana en la Gran Sultana”, indicó Marbal.

“Hoy venimos nosotros con esa mentalidad de que todavía no estábamos muertos, sabíamos que era un juego difícil el día de hoy, tenemos que darle el mérito a Gustavo Martínez que hizo el tremendo trabajo el día de hoy de parar al equipo de Rivas y Pacheco que vino a dar ese hit a la hora buena y ya mañana con nuestra gente vamos a estar en ese séptimo juego logrando el campeonato”, declaró el pelotero Ofilio Castro.