Analistas políticos, expertos en derechos humanos y legisladores, coinciden en que el Plan del Buen Gobierno 2016 que presentó el Gobierno Sandinista, continúa el esfuerzo iniciado en el 2007 para restituir los derechos a las familias en diversos ámbitos y fortalece la ruta de lucha contra la pobreza en el país.

El periodista y analista político Adolfo Pastrán, expresó que "lo que se ve en el plan es que hay una visión del Gobierno hacia un Estado de Bienestar", es decir, un gobierno preocupado porque los nicaragüenses tengan más acceso a la salud, a la educación, a la recreación, que mejore la calidad de vida, reduzca de la pobreza y que los nicaragüenses sientan que hay un gobierno que responde a sus intereses.

"La columna vertebral de este plan es lo social. Ahí tenemos un plan que contempla más electrificación rural, mejor acceso a la salud, más hospitales, más centros de salud, mejores carreteras, reducción de la pobreza, programas sociales de impacto como el usura cero, hambre cero, plan techo; se mantienen los subsidios de la energía, subsidio al transporte colectivo. El plan de inversión pública aprobado por la Asamblea Nacional sobre el presupuesto de este año contempla recursos para todo esto", señaló Pastrán.

"El espíritu de este plan de gobierno es que los nicaragüenses prosperen, que sientan mejoría económica y uno ve esto reflejado en las encuestas cuando dicen que sienten que la situación va mejorando", comentó.

Por su parte, el subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, señaló que el plan de gobierno profundiza aún más las acciones de restitución de derechos para las familias nicaragüenses.

Ortel aseguró que el Plan es viable porque "existe la experiencia, existe el personal capacitado y hay capacidad intelectual" para ejecutarlo.

"Considero que lo más importante aquí es la experiencia que se ha acumulado en los años anteriores de venir impulsando un modelo de gobierno que este plan lo va a fortalecer... Esto tiene que dar resultado", enfatizó.

El diputado Wilfredo Navarro, señaló que el Plan del Buen Gobierno se constituye en un esquema de construcción de una nueva sociedad en base al diálogo, al consenso y al apoyo de la empresa privada y de los trabajadores.

"Por eso es que están los logros que tenemos, el control a los vicios macroeconómicos como la devaluación, la inflación; el desarrollo económico y social y lo más importante es que este programa le da continuidad a los esfuerzos que han venido potencializando el desarrollo y la felicidad de los nicaragüenses", indicó.

"Uno de los ejes fundamentales es la inversión privada, inversión extranjera, la fortaleza de eso está en las capacidades que ha tenido el gobierno para ser facilitador y dar seguridad en la inversión, apoyo para mejorar las condiciones o para el ingreso de la inversión en Nicaragua; el plan que presenta el gobierno no es más que darle continuidad a esos esfuerzos para lograr progreso, mejoras sociales", concluyó Navarro.