Las autoridades anunciaron el martes haber distribuido miles de mascarillas entre los habitantes de los alrededores del monte Egon, en el este de la isla, por la intensificación de la humareda que sale del cráter.

Los residentes a menos de tres kilómetros del volcán recibieron la orden de evacuar sus casas y se cerró el tráfico por carretera. Las autoridades prevén ampliar la evacuación si la situación empeora.

“Nos encontramos en un nivel de alerta elevado y dispuestos a evacuar en cualquier momento", declaró este martes a la AFP Silvanus Tobi, responsable para la atenuación de las catástrofes.

El volcán comenzó a rugir en diciembre, pero su actividad aumentó en los últimos días.

El monte Egon es uno de los 129 volcanes activos del archipiélago situado en el llamado "cinturón de fuego del Pacífico".