Ante los casos positivos de dengue y chikungunya, el Ministerio de Salud (Minsa) junto a las familias del barrio Larreynaga ubicado en el Distrito IV de Managua desarrollaron un nuevo ciclo de fumigación a través del cual se eliminan los vectores en su etapa adulta.

“Estamos efectuando el primer ciclo de fumigación del año en Managua, además, estamos motivando a la población a que nos permitan ingresar a sus hogares porque de la fumigación depende la eliminación del mosquito transmisor, recordemos que el Aedes Aegypti no únicamente pica a las personas, sino que deposita más de 300 huevecillos en los recipientes que contienen agua limpia” manifestó Roberto Centeno, jefe de brigada de fumigación.

Muchas de las enfermedades producidas por los mosquitos son prevenibles siempre y cuando no existan criaderos de los mismos dentro de las viviendas, por ello las autoridades sanitarias junto a la comunidad organizada trabajan bajo la línea de prevención y eliminación.

“Cada uno de nosotros estamos trabajando en función de descubrir y eliminar los criaderos, recordemos que la limpieza es fundamental sumado a la fumigación que se realiza cada siete días en las viviendas, tiempo necesario para evitar el desarrollo del mosquito” refirió la doctora Meyling Brenes.

En total las viviendas atendidas en este sector de la capital son más de mil, lo cual crea un cerco epidemiológico que evita que se presenten casos positivos de Dengue y Chikungunya, ante el actuar de las autoridades médicas, la población manifestó su participación y aprobación.

“La fumigación es buena porque nos ayuda a que no hayan tantos zancudos en las casas. Lo más importante es que las familias nos unamos y luchemos juntos para que no hayan tantas enfermedades en nuestro país” finalizó Rosa Ruiz.