El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó hoy en su reporte actualizado de Perspectivas Económicas Mundiales las proyecciones de crecimiento global a 3,4 por ciento en 2016.

Agregó la entidad financiera un recorte de 3,6 en el caso de 2017, todos esos datos comparados con sus estimados de octubre anterior.

El FMI reconoció que el repunte de la actividad internacional será más gradual de lo proyectado el año pasado, especialmente entre mercados emergentes y en desarrollo. Esta instancia señaló que la economía global terminó 2015 con un crecimiento de 3.1 por ciento.

Dicho documento significó que se prevé que las economías avanzadas continúen recuperándose en forma moderada y desigual, y que las brechas de sus productos sigan reduciéndose paulatinamente.

Entre los desafíos enumeró la desaceleración y el reequilibrio de la economía china, que se desacelerará a 6,3 por ciento en 2016 y seis en 2017, con reflejo débil en el crecimiento de la inversión.

En el caso de América Latina, la proyección del FMI apunta a que el Producto Interno Bruto (PIB) agregado regional se contraerá también en 2016, aunque a una tasa más baja que en 2015, a pesar del crecimiento positivo en la mayoría de los países.

Referente al Medio Oriente proyectó un crecimiento más elevado, pero apuntó a que el descenso de los precios del petróleo y, en algunos casos, las tensiones geopolíticas y los conflictos internos, continúan empañando el panorama.

El FMI señaló que en el caso de las economías emergentes de Europa continuarían creciendo a un ritmo en general sostenido, aunque algunas sufrirían una desaceleración en 2016.

Por su parte, el documento hizo notar el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Los riesgos para las perspectivas mundiales continúan inclinándose a la baja y están relacionados con los ajustes que ocurren en la economía mundial, insistió el Fondo.