Con la llegada de las carretas peregrinas de San Antonio de Arriba, y la repartición de alimentos, las familias de Diriamba, se convocaron este 18 de enero, para celebrar en un derroche de cultura, tradición y religiosidad a su santo patrono San Sebastián.

Cabe señalar que este domingo, 17 de enero, dieron inicio las festividades religiosas en honor a San Sebastián y concluyen el 27 de este mismo mes. Las festividades tradicionales iniciaron el pasado 9 de enero con una presentación de la Camerata Bach.

Dando continuidad a esta celebración, desde el municipio de Dolores, este martes 19 de enero, a partir de las 10:00 am, se realizará el tradicional tope de santos, donde se congregan San Sebastián de Diriamba, Santiago de Jinotepe y San Marcos, del municipio que lleva el mismo nombre, para juntarse en una expresión de religiosidad, que aglomera una gran cantidad de personas entre 80 y 100 mil personas. La Misa concelebrada por el cardenal Leopoldo Brenes se realizará el 20 de enero, donde también se espera la celebración masiva del pueblo.

El Alcalde del Diriamba, Fernando Baltodano, expresó que estas actividades se realizan dentro de un entorno en el que las familias quieren compartir esa tradición y cultura, con más de 9 danzas: El Güegüense o Macho Ratón, El Viejo y la Vieja, las Inditas, y el Baile de Húngaras, entre otras.

“Estas fiestas religiosas se enmarcan en un contexto que se ha fusionado con años de tradición, religión, cultura y gastronomía, con familias que se congregan a un santo mártir, como es San Sebastián”.

Destacó que la participación masiva de las familias en esta festividad religiosa, demuestra que el Buen Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, que orienta la conservación de nuestras tradiciones, está vigente y recobrando fuerza para trasladarlo de generación en generación.

Las tradicionales carretas peregrinas

Como parte de las festividades en honor al Santo y en agradecimiento a los milagros concedidos por el santo patrono, 24 carretas peregrinas provenientes de las zonas rurales más alejadas del municipio de Diriamba, realizan un recorrido hasta llegar a la Enramada del Mayordomo, para entregar la leña, utilizada en la elaboración de los alimentos que se obsequian en estas festividades.

Miguel Ángel Baltodano, dijo que participa de las carretas peregrinas, como parte de una tradición que fue heredada por sus abuelos.

“Nosotros venimos a dejar leña y otra cosas al mayordomo y los alférez, yo llevo participando en esta tradición desde hace 15 años y voy a transmitir a mis hijos esa devoción a Guachán”.

“Año con año venimos para mantener viva la tradición y la devoción a San Sebastián por los favores que hemos recibido, y voy a seguir hasta que Dios quiera y transmitirlo a nuestras generaciones”, expresó Manuel Baltodano.

A bordo de las carretas, las familias devotas de Guachán se reúnen en San Antonio de Arriba el 17 de enero por la noche, para participar de una vigilia con la presencia de la imagen pequeña de San Sebastián, y luego salen en horas de la madrugada de este lunes, hasta llegar a la enramada del mayordomo, ubicada en el municipio diriambino.

Nacatamal para los devotos de Guachán

El sonido de la pólvora indica la llegada de las carretas, mientras se observan las enormes filas de pobladores, quienes desbordados por la fe llegan hasta la enramada del mayordomo para recibir el tradicional nacatamal que se entrega como parte de las festividades en honor a Guachán.

“A mis 88 años no dejo de venir a las celebraciones, a como sea yo siempre vengo a la repartición de alimentos, una tradición que resalta en estas fiestas”, agregó Susana Dávila Flores.

“Siempre venimos con devoción y alegría a ser participes de estas actividades en honor a Guachán, el es el patrón de Diriamba y año con año venimos a estas celebraciones”, finalizó Gilberto Flores Zuniga.

Hay que destacar el apoyo de la Policía Nacional y la participación ordenada de las familias, para que estas fiestas de tradición, cultura y religiosidad, se realicen en un ambiente de seguridad y tranquilidad.