Un ataque cerca de un exclusivo y popular hotel con huéspedes de Occidente en la capital de Burkina Faso ha dejado por lo menos 23 muertos de 18 nacionalidades.

Combatientes de Al Qaeda atacaron en la noche del viernes el lujoso hotel Splendid y una cafetería en el centro de Uagadugú, tomando un número desconocido de rehenes y obligando a otras personas a ocultarse para preservar sus vidas.

Al final de la noche, unos 63 rehenes que se encontraban retenidos dentro de las instalaciones fueron liberados tras el asalto de las fuerzas burkinesas. De ellos, 33 estaban heridos, aseguró el ministro de Comunicación, Rémis Dandjinou, que no actualizó la cifra de fallecidos.

Ya en horas del sábado, el Ejército de Burkina Faso finalizó el asalto al hotel Splendid de Uagadugú, la capital, con la liberación de 126 rehenes que permanecían en el interior.

"Las fuerzas burkinesas siguen inspeccionando el hotel. En la terraza del Cappuccino (café situado frente al hotel), los bomberos vieron una decena de cadáveres" dijo a la agencia AFP el ministro de Interior, Simon Compaoré.

Testigos contaron a los medios que el hotel ardió en llamas y que en el interior se escucharon gritos.

Tres horas después del inicio del ataque se escucharon disparos, luego de que soldados en vehículos blindados finalmente se acercaron al lugar en el que se habían incendiado algunos autos.

La filial local de Al Qaeda, conocida como AQIM, se atribuyó el atentado en el momento en que sucedía, según el Grupo de Inteligencia SITE.

Fuentes de seguridad citadas por los medios locales aseguraron que tres yihadistas murieron durante la operación militar, mientras que algunas de las 126 personas liberadas han sido retenidas para investigar su posible participación en el ataque.

El asalto del Ejército contó con la participación de fuerzas especiales francesas y agentes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que cuentan con sendas bases militares en el país para luchar contra el terrorismo yihadista en el Sahel.

También un contingente del Ejército galo destacado en el vecino Mali se trasladó a Uagadugú para incrementar la presencia militar en el país.

Secuestrados dos ciudadanos austríacos

En tanto, dos ciudadanos austríacos, al parecer un matrimonio, fueron secuestrados la noche del viernes en el norte de Burkina Faso, en una zona próxima a la frontera con Mali, informó el Ministerio de Seguridad de este país.

El secuestro se produjo en la localidad de Baraboulé, perteneciente a la provincia Soum.

Por el momento se desconoce quién han llevado a cabo el secuestro, aunque fuentes del Ministerio consultadas por Efe sospechan que podría tratarse de una acción yihadista.

La noticia del secuestro, sobre el que no han trascendido más detalles, se hizo pública poco después de que se diera por concluida la operación militar para liberar el hotel Splendid. Las fuerzas de seguridad de Burkina investigan si el secuestro guarda alguna relación con este ataque.

Los yihadistas ya han atacado hoteles en la vecina Mali, incluso el devastador ataque al hotel Radisson Blu en noviembre que dejó 20 personas muertas.

Aunque en gran medida Burkina Faso se ha librado de la violencia perpetrada por grupos extremistas islámicos en Mali, en abril un ciudadano rumano fue secuestrado.

Burkina Faso, un país mayoritariamente musulmán en el oeste de África, ha estado en crisis desde que su presidente de mucho tiempo fuera expulsado en un levantamiento popular a finales del 2014. El pasado septiembre, miembros de la guardia presidencial lanzaron un golpe de estado que sólo duró como una semana. El gobierno de transición regresó al poder hasta que la elección de noviembre en Burkina Faso abriera paso a nuevos líderes.