Bomberos controlaron este viernes el incendio en una terminal del puerto en Guarajá, pero el escape de gas continúa y la nube tóxica llegó a los municipios brasileños de Santos, São Vicente, Praia Grande y Cubatão.

Según últimas informaciones del Cuerpo de Bomberos, nueve contenedores incendiados fueron apagados, mientras otros 16 siguen en llamas, pero se espera en las próximas horas la extinción del fuego.

La cifra de atendidos con los puestos de salud con síntomas de irritación en los ojos y problemas respiratorios por inhalar el humo ascendió hasta 144, mientras persiste el llamado a la población a mantenerse en sus casas y evitar contactos con la niebla y humo generado por la reacción química del agua con ácido dicloroisocianúrico.

Equipos de Cuerpo de Bomberos, de la Defensa Civil y el Ejército fueron movilizados, pues la humareda tóxica es peligrosa y afecta la salud de los ciudadanos.

De las personas atendidas en los puntos médicos en los municipios paulistas de Guarujá, Santos, São Vicente, Cubatão y Praia Grande un anciano de 72 años permanece ingresado debido a su delicado estado de salud, por inhalar el gas.

El accidente se registró la víspera y causó poco después un incendió que daño 25 contenedores y provocó la evacuación total del persona de esa instalación.

Un total de 23 carros cisternas, un navío y un remolcador participan en las labores para apagar las llamas, mientras se mantiene evacuada toda un área de 100 metros alrededor de la zona del siniestro.

Imágenes de canales de televisión mostraron la niebla gris que invadió varias partes de Guarujá y provocó la interrupción del tránsito por la Avenida Santos Dummont, la principal del municipio, así como oscureció el cielo de localidades aledañas del estado de Sao Paulo.