Ante miles de feligreses de todos los rincones del país, un poco más de 100 carretas peregrinas con sus promesantes llegaron al municipio de El Sauce para cumplirle un año más a Jesucristo de Esquipulas o "Señor de Milagros".

Más de 70 kilómetros de peregrinación culminaron alrededor de las 4 de la tarde, cuando los peregrinos, sus carretas, sus animales y su enorme fe y amor por el Señor de Milagros, arribaron a la ciudad de El Sauce, donde fueron recibidos por el pueblo sauceño, las autoridades edilicias y parte del clero católico de la ciudad.

El padre Norwin Espinoza, rector del Santuario Nacional Señor de Milagros, destacó que sólo un pueblo con un gran amor y fe por Dios, es capaz de recorrer decenas de kilómetros para cumplir una promesa y mantener una tradición de muchos años.

"Ustedes ven y han observado el gran desborde que hay en esta fiesta en el Santuario del Señor de Milagros, han visto también cómo la gente llega de rodilla al templo, con una fe inmensa, hasta donde está la bella imagen y ese es un momento de gratitud por tantos favores recibidos y es importante mantener todo lo que nuestros abuelos, nuestros ancianos nos enseñaron con estas costumbres y tradiciones religiosas", expresó el padre Norwin, al destacar todas las expresiones de fe y amor a Cristo.

La alcaldesa de El Sauce, compañera Rosa Amelia Valle, resaltó que por más de una semana que se han celebrado las fiestas patronales, las familias sauceñas y de muchos otros municipios, han peregrinado al Santuario Nacional, para fortalecer su fe y cumplir sus promesas.

Es importante resaltar que en estas festividades, no se han registrado hechos relevantes que afecten las diferentes actividades enmarcadas en honor al Señor de Milagros, gracias a que la Policía Nacional está dando la seguridad a visitantes, promesantes y comerciantes.

"Aquí estamos trabajando en coordinación con la Iglesia Católica para que nuestros hermanos [email protected] que viajan en carretas o los diferentes medios de transporten viajen seguros y que vengan a visitar a nuestro santo patrono el Señor de Milagros", dijo Valle.

La jornada del sábado contempla una misa de novenario y una alborada con la participación del pueblo y el domingo la procesión principal por las diferentes calles del municipio y concluye con una misa celebrada por el obispo Bosco Vivas.

Previo a la llegada y bienvenida a las carretas peregrinas, decenas de fieles pudieron cumplir sus promesas, ya sea caminando de rodillas desde la puerta principal de la iglesia hasta el altar mayor, mientras otros encendían velas en la capilla.

"Esta es una promesa que tenemos y que mis padres me dejaron y que ahora que no están la seguimos cumpliendo, cuando uno tiene tropezones le pide al Señor de Milagros que le cuide y lo proteja, aquí estamos cumpliendo un año más de promesa", dijo José Adán Castillo, originario de Santo Tomás del Norte y que después de llegar con su carreta, caminó de rodillas hasta el altar mayor.

Doña Martha Lorena, mientras cumplía su promesa al Señor de Milagros, instaba al pueblo a fortalecer su fe y amor por los asuntos de Dios.

"Tenemos que seguir adelante con la fe a Jesucristo, porque sin ella no sabemos nada, mi promesa es una tradición y por muchos favores recibidos por el Señor, yo he recibido muchos, primero por mis hijos, mis nietos y a toda mi familia", exclamó doña Martha Lorena, originaria de Jinotega.

El señor Juan Bautista Ochoa de Somotillo, dijo haber caminado por cuatro días como parte de su promesa, la que considera es muy chiquita ante la misericordia y bendiciones que ha recibido de Jesucristo.

"Hemos venido caminando y no nos rendimos, ni tampoco nos arrepentimos, porque sabemos que la fe nos da fuerza, para mí no hay imagen más milagrosa como la del Señor de Esquipulas, y nuestra Madre Santísima es la que nos proteje y nos da esta fuerza, yo tengo 80 años y sin embargo todavía puedo caminar para cumplirle a mi Dios", mencionó don Juan Bautista, al momento de encender una veladora.

Para cumplir un año más al Señor de Esquipulas no importó recorrer grandes distancias, pues llegaron peregrinos de Matagalpa, Jinotega, Carazo, León, Chontales y muchos otros municipios del país.