“Estamos celebrando desde tempranas horas de la mañana, a las 8:00 de la mañana en el templo parroquial que está bellamente remodelado y ampliado por la bondad de la Primera Dama de la República, Rosario Murillo, estamos celebrando hoy un día muy especial que es la fiesta de nuestro santo fundador San Juan Eudes y vamos a realizar otra de las Explosiones Juveniles donde centenares de jóvenes y miles de jóvenes a través de todo el año vienen a alabar y bendecir el nombre poderoso de Jesús”, manifestó el Padre Eslaquit.

El sacerdote definió las fiestas de San Juan Eudes como un día especial para la congregación, dado que Eudes es el Padre, el Apóstol y el Doctor de los corazones de Jesús y María, pero además es el Padre, el Apóstol y el Doctor del Amor, porque fue un instrumento privilegiado del amor de Jesucristo.

“Ese ejemplo de San Juan Eudes para todos nosotros nos debe hacer reflexionar que para hacernos hijos de Dios, para hacernos merecedores de esa gracia del Señor debemos de vivir el amor en servicio, debemos vivir el amor en generosidad”, agregó Eslaquit.

“Hacer de Nicaragua lo que estamos construyendo desde hace bastante tiempo, una sociedad más fraterna, más cristiana, más socialista, más solidaria, más llena del amor de Jesucristo, donde los nicaragüenses cada día hombro a hombro estemos luchando por construir este reino de Dios en la tierra, que un día lo viviremos plenamente el cielo, pero que desde ya debemos ir trabajando sin ningún tipo de exclusiones, con el objetivo de que cada día en el amor de Dios reflejado en nuestros hermanos en la salud, en la educación, en la restitución de todos los derechos podamos decir somos hijos de Dios, vivimos el amor de Jesucristo, queremos el amor de Jesucristo”, expresó el cura párroco de Dolores.



Explosión Juvenil llena de valores cristianos

El Padre Neguib Eslaquit aseguró que este tipo de eventos, la Explosión Juvenil que se realiza mes a mes en el Centro Espiritual Betania, es un punto de reunión para la juventud nicaragüense a donde acuden para llenarse de los valores de Jesucristo y representa una oportunidad para que las familias se vayan uniendo cada día más en fomentar todas esas virtudes cristianas como la solidaridad, el bien común y llenándose del resplandor de Cristo para poder vivir la alegría de sentirnos hijos de Dios.

“El éxito consiste en que vivamos unidos todos la alegría de vivir en paz en Jesucristo, la alegría de vivir en paz en el servicio, la alegría de vivir en paz construyendo una Nicaragua donde el pueblo nicaragüense cada día sienta que su dignidad y de ser hijo de Dios está siendo más bendecido y enriquecido con todas las cosas buenas que estamos haciendo en la evangelización, y lógicamente le suplicamos y damos gracias a Dios por este gobierno que tenemos del señor Presidente de la República y la Primera Dama Rosario Murillo que están luchando hombro a hombro con miles y centenares de miles de nicaragüenses para que Nicaragua continue en sendas de paz, de progreso, de prosperidad y del amor a Jesucristo en el hermano”, añadió el Sacerdote.

El joven Rodrigo Alejandro Rodríguez Arguello, declaró que Explosión Juvenil le ha permitido sentirse amado por Dios y encontrar ese amor que en ciertos momentos llegó a sentir que le faltaba y que solo en nuestro Señor Jesucristo pudo encontrar, ya que como lo dice San Juan en una de sus primeras cartas del Evangelio, Dios es amor.

“El mensaje de Dios es maravilloso, de saber que Él está con nosotros, saber que está ahí, que existe y que en realidad podemos estar ahí llenos de Él, llenos del Espíritu Santo, Él se muestra con nosotros por medio de la oración y el mensaje que nos trae es maravilloso, porque cuando nosotros salimos de este lugar (Betania), salimos llenos de Él, salimos con una meta, un propósito, sabiendo que tenemos un objetivo que cumplir y que desde que estamos aquí Él está con nosotros”, comentó Rosalinda Bermúdez Gutiérrez.

Para Johnny Solís la experiencia de participar en Explosión Juvenil no solo ha cambiado su vida personal, sino también su vida espiritual, porque en momento que ha tenido problemas, dificultades y que ha necesitado de Dios, lo ha encontrado dispuesto siempre a brindarle su mano y bendecirle su camino.

“Lo que uno ve y aprende en este centro espiritual es lo grande y maravilloso que es Jesús, donde vamos entendiendo y conocemos lo que es la sagrada familia, lo que Jesús hace a través de José y María, vemos como él se consagra a través de Dios todopoderoso, lo que fueron sus padres que le fueron enseñando valores, y en esta solemnidad de San Juan Eudes viene y nos enseña como San Juan Eudes descubre a través de Jesús y María a llevar ese mansaje para cada uno de los hijos. Y a través de explosiones juveniles que se vienen haciendo el joven comienza a valorar y conocerse asimismo, alejarse de los vicios, las partes malas que el mundo ofrece y como padres aprendemos a valorar y conocer a nuestros hijos”, dijo  Gerald Jarquín.