A diferencia de hace unos diez años, los barrios capitalinos que antes eran catalogados como nido de delincuencia e inseguridad, son ahora lugares un poco más tranquilos, donde la presencia policial posibilita el comercio, la recreación, el estudio y la vida en comunidad.

Una de las técnicas de la Policía Nacional que mejores resultados está teniendo es la Brigada de Intervención Motorizada, conocida como “Los Dantos”. Esta incursiona rápidamente en los barrios y requisa y detiene a todos aquellos elementos sospechosos: jóvenes en riesgo, asaltantes, expendedores o consumidores de drogas, o bien toda aquella persona que por sus características se crea pueda trastornar la tranquilidad de las familias.

El barrio Las Torres, del Distrito IV, hasta hace algunos años era un lugar donde solo mencionarlo ahuyentaba a la gente, dada la ocurrencia de enfrentamiento de pandillas y robos con violencia.

Ahí ahora se cuenta con una unidad de Policía, y tan efectivo ha sido el trabajo comunitario y la aplicación de las diferentes técnicas de intervención policial, que a la fecha los registros indican que el índice delictivo se ha reducido en un 80 por ciento.

“Ha disminuido un 80 por ciento todo el accionar de la violencia. Antes se daba la violencia juvenil, las alteraciones entre vecinos, las alteraciones de grupos, pero está ahora definitivamente controlado, ahora el reto es continuar y no dejar de hacer presencia policial en los puntos de conflicto”, afirma el Capitán Manuel Antonio Reyes, jefe de la delegación de Las Torres.

Es precisamente en estos puntos hacia donde son enviadas las unidades especiales de rápida intervención “Los Dantos”.

El sub comisionado Tomás Alberto Borge, jefe de esta brigada, asegura que el patrullaje se hace en cualquier distrito de Managua, independientemente de si es un área urbana o rural. (Esta unidad también se desplaza en los municipios de Tipitapa y Ciudad Sandino).

“Las acciones van dirigidas al control de (...) las personas que van a bordo de motocicletas, hacer requisas; búsqueda de armas de fuego ilegales, armas blancas; lo que es la ocupación de drogas, pero también la recuperación de los espacios públicos de la población en lo que tiene que ver con los parques. Ahorita nuestro gobierno ha hecho una inversión bastante considerable en lo que tiene que ver también con el rescate hacia los parques y la recreación sana, así que nuestro trabajo está dirigido a eso”, señala el subcomisionado.

La población del barrio Las Torres saluda estos esfuerzos de la Policía Nacional de hacer más patrullajes y de eliminar los expendios de drogas, ya que eso va en beneficio de todos pero sobre todo de la juventud.

“Hay menos (delincuencia) porque casi la mayoría están presos. No hay casi gente vaga, ahora aquí está bien calmo”, manifiesta Petronila Roque, una de los habitantes de este sector capitalino.