Las investigaciones en su momento determinaron que el móvil del asesinato fue el robo de la camioneta en que se movilizaba Pupiro, de 40 años de edad, y que el hecho de sangre fue cometido el 20 de agosto del 2011 por una sola persona, Yasker Blandón, quien se declaró culpable.

Al aceptar su crimen, Blandón, reconoció que el cadáver de Pupiro lo arrojó, envuelto en bolsas plásticas negras, en un basurero ubicado a la orilla de la carretera vieja a León el 23 de agosto del 2011, precisamente a 16,5 kilómetros al oeste de Managua.

Concheños recuerdan con cariño y afecto

La parroquia donde por seis años fue sacerdote Marlon Ernesto Pupiro García, se encontraba completamente llena de familias que el párroco, originario de Ticuantepe, era un hombre amable y que le gustaba ayudar a todo mundo, por lo cual su muerte conmocionó al país, principalmente a las localidades donde el religioso sirvió.

En la homilía, el sacerdote Elio Cortés, destacó la personalidad del asesinado dirigente religioso de la Concha, señalando “hace un año tuvimos la irreparable pérdida de un pastor, de un amigo, pero ganamos un intercesor ante Dios”.

El cura párroco de la iglesia de la Inmaculada Concepción de María de La Concha, a su vez, basándose en la epístola de San Pablo a los Efesios, recomendó a los feligreses “ir por los caminos de la prudencia, de tener cuidado de no portarse como insensatos porque los tiempos son malos”.

Triduo de misas por el padre Pupiro

Cortés dijo a los miembros de la iglesia católica de La Concha, que el triduo de misas que se realizaron en recordación del asesinado sacerdote, culminarán con la visita este lunes a las cinco de la tarde del Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, quien dirigirá la misa de esa tarde.

Entre tanto, el feligrés Gustavo Mercado destacó la personalidad de Pupiro García señalando que era un sacerdote amable con las personas, muy trabajador y que no le hacía daño a nadie, más bien había apoyado la modernización de las capillas existentes en su jurisdicción.

Por su parte Maritza Calero  manifestó que el religioso siempre estará en el corazón de los católicos de La Concha, en tanto que Néstor Javier Mercado también calificó al asesinado sacerdote como una persona afable y un buen pastor.

Tras la misa celebrada en recordación del padre Marlon Pupiro, los feligreses se trasladaron en buses, taxis, mototaxis y camionetas al sitio donde fue encontrado el cadáver del sacerdote, donde se dispusieron a rezar y a erigir una cruz de metal.