La tarifa eléctrica en Nicaragua tendrá una reducción acumulada del 14% a partir del mes de febrero, anunció este jueves el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

“A partir de febrero se aplica una reducción adicional al 10% que había, sumándole 4% más en la tarifa lo cual nos permite acumular un 14% de disminución a la tarifa final del consumidor en el cierre del 2015 con respecto a marzo, la reducción adicional beneficiará a los consumidores que tenían congeladas sus tarifas a junio de 2005, además se harán revisiones trimestrales del comportamiento de los precios de energía y sus variaciones de costos y ahorros reales que permitirán un nuevo ajuste tarifario si fuese pertinente”, destacó David Castillo, director de INE.

Esta reducción se hace con base en los ahorros obtenidos producto de la variación de costos de compra energética, mismo que se aplicará a partir del mes de febrero, beneficiando a usuarios domiciliares con consumos menores a 150 KWH al mes, es decir, unas 750 mil familias nicaragüenses.

De esta manera se da cumplimiento a lo establecido con la Ley 898, Ley de Variación de la Tarifa de Energía Eléctrica al Consumidor, con la cual se han establecido mecanismos para administrar la variación de la tarifa eléctrica al consumidor.

“Lo más importante es que dentro de las políticas tarifarias, la gran mayoría de consumidores de escasos recursos están siendo protegidas con tarifas congeladas desde junio de 2005. El ahorro del 4% va en dependencia de los costos del combustible, el cual podría variar según las alzas que se reporten”, añadió Castillo.

Así mismo, INE reporta una deuda de 157 millones de dólares, procedentes de la variación en los costos del petróleo, misma que se adquirió desde el 2007, deuda a la cual se ha le ha efectuado un depósito de 42 millones de dólares. Dicho endeudamiento es producto de los financiamientos que el gobierno ha otorgado para brindar apoyo a las familias y que las mismas no sufran un impacto tarifario.

“Esos 157 millones se deben a quienes nos brindaron la mano en el momento de la crisis. La ley decía que nos endeudáramos para que las tarifas elevadas no afectaran a las familias y que cuando hubiese ahorro, el 100% de los mismos tenía que pasar a solventar la deuda. El financiamiento total fue de 198 millones de dólares, de los que 59 millones sirvieron para mantener la tarifa del sector domiciliar, 141 millones de dólares fueron destinados para mantener una tarifa estable para el sector económico, propiciando de esta manera un ambiente económicamente estable en el país”, afirmó Castillo.

A finales del 2015, INE reporta un ahorro económico de 141 millones de dólares, producto del diferencial de precios en el combustible y de la energía comprada, monto que será distribuido en 47% para la baja en las tarifas, 23% para fondo de combate a la pobreza y 30% para abonar a la deuda.