Bomberos del Benemérito Cuerpo y de la Dirección General lograron contener una fuga de amoníaco en una hilera del Barrio Bóer, además de neutralizar los efectos de este gas de propagación rápida antes de que se cobrara alguna víctima.

El Comandante Javier Amalla, Director de Extinción de la Dirección General de Bomberos, dijo que de acuerdo a las investigaciones, la maquinaria la hilera se encontraba en mantenimiento y fue durante el momento del drenado cuando se produjo la fuga.

“Parece que el operario dejó drenando la tubería y se descuido. Parece que salió de la zona y después de que drena el aceite viene el amoniaco y eso lo que ocasionó fue una fuga no tan grande, pero si considerable para alarmar a la población”, detalló Amalla.

La maniobra utilizada para acabar con el peligro fue la de dilución de líquido, reduciendo a la mínima expresión los gases que generan irritación en las vías respiratorias.

El tiempo requerido por 15 miembros de la Dirección General de Bomberos y 7 del Benemérito fue mínimo, gracias a las primeras medidas tomadas por los trabajadores de la hielera.

La compañera Daniela Caldera, delegada del Distrito II, fue la alarma de la población la que desencadenó la movilización.

“De inmediato nos hicimos presentes el MINSA, las autoridades de la Alcaldía, la Policía, los Bomberos, para dar resguardo y atender a la población afectada”, manifestó.

Caldera sostuvo además que el Comité de Liderazgo Sandinista del barrio dio las primeras atenciones preventivas a quienes percibieron el fuerte olor, retirándolos del lugar mientras las autoridades realizaban el trabajo correspondiente.

Juan Carlos Sequeria, uno de los propietarios de la hielera Olito, explicó que las cantidades emanadas no fueron grandes.

“Se controló inmediatamente pero, con un poquito se hace mucho. No es nocivo, nada más que huele mal y en grandes cantidades te puede quemar pero necesitás mucha cantidad, esto no era ni cercano a esto”, declaró.

Según Sequeira, la empresa cumple con todas las medidas de seguridad y la educación del personal fue de inmediato. A la vez valoró la rápida respuesta de las autoridades que se presentaron unos tres minutos luego de ocurrido el hecho.