Assange, dijo, va a continuar demandando sus derechos y para ello ha dado instrucciones de iniciar las acciones legales que correspondan.

Garzón señaló que su defendido quiere responder ante las autoridades suecas para demostrar la inconsistencia de los cargos, pero solicita unas garantías mínimas y suficientes que hasta ahora no se han otorgado.

El periodista australiano insiste también en denunciar que los derechos de los integrantes de WikiLeaks están siendo violentados, añadió el abogado.

Precisó que se seguirá luchando para que Londres conceda el salvoconducto a fin de que el periodista australiano pueda acogerse al asilo concedido a él por el gobierno de Ecuador el pasado día 16.

Assange está fuerte de espíritu y agradece al pueblo ecuatoriano y al presidente Rafael Correa por el beneficio que le fuera otorgado ante sus temores de ser extraditado desde Suecia a Estados Unidos, indicó el abogado.

Garzón ha señalado que la indefensión de su cliente es absoluta.