La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, aseguró que el Gobierno Sandinista se mantiene vigilante del volcán Momotombo, el cual este martes a las 12:11 del medio día hizo una explosión cuya columna de gases y cenizas alcanzó los 3 mil metros de altura.

“Dicen que la columna tenía hasta 3 mil metros de altura. Decía Evertz (Delgadillo, secretario político de León) que se hacía un enorme colocho de humo. Con esa palabra, esa expresión nos describió lo que se estaba viendo en el Momotombo”, afirmó Rosario.

El volcán “expulsó cenizas, expulsó gases, expulsó materiales incandescentes. Así que estamos pendientes, vigilantes”, señaló.

La Compañera manifestó que la actividad del volcán lleva ya dos meses de duración, bajando de vez en cuando para volver a incrementarse en otras ocasiones.

“Sigue sin representar riesgo para la población, pero para nosotros es indispensable estar vigilantes. Tenemos las cámaras que nos reportan, tenemos también la observación, el ojo clínico del ser humano que es el que nos reporta incluso antes que los equipos, porque los equipos están monitoreándose, observándose, pero el ojo del ser humano que está ahí, que está viendo, que está sintiendo y que a nosotros siempre nos reporta antes y nos reporta porque tenemos ese sistema en todo el país, que nos asegura a todos, que nos protege a todos desde el Sinapred y desde los Gabinetes de la Familia y desde todo lo que somos en nuestro modelo de Fe, Familia y Comunidad para seguridad y para tranquilidad de la familia nicaragüense”, refirió Rosario.

Otros volcanes

La Coordinadora del Consejo de Comunicación, indicó que el Gobierno también está vigilante de los volcanes Concepción, Masaya (el cual presentó un sismo de 2.1 este martes por la madrugada y explosión significativa de gases con altura de 400 metros sobre el cráter), el Telica con micro sismicidad alta y pequeñas explosiones, y el San Cristóbal con su estado de actividad habitual.

Sismos

Respecto a los sismos a nivel nacional, afirmó que hubo solamente 4. De estos, uno correspondió al fallamiento local y tres a la zona de subducción (Puerto Sandino, Jiquilillo y El Astillero).