Un aficionado estadounidense ha enviado una carta al Tribunal Federal de Distrito del Distrito Medio de Florida que pretende poner en jaque a la reina de las artes marciales mixtas, Ronda Rousey. Este aficionado, que firma su misiva como G.B. White, asegura tener pruebas que demuestran que Rousey es en realidad «un hombre que finge ser mujer para mejorar la audiencia de la UFC», y pide una suspensión temporal de la licencia de la excampeona del peso gallo.

«Tienen engañados a los aficionados. Tengo pruebas que demuestran a Ronda Rousey vistiendo traje de baño y enseñando su miembro viril en una playa. Además, usa esteroides y utiliza sus ingresos en la UFC para someterse a un tratamiento de alargamiento de pene en una clínica de Jacksonville».

Esta insólita denuncia se produce apenas unos días después de que se filtraran unas fotografías de la boxeadora desnuda y con un traje de baño pintado sobre su cuerpo, en una sesión de fotos organizada por la revista Sports Illustrated.

En cualquier caso la denuncia ha sido admitida por la Corte de Florida, yque deberá pronunciarse sobre el caso y aceptar o no las medidas de protección solicitadas pro G. B. White, que tiene miedo de las represalias: «Revelo un gran escándalo y por eso temo que Ronda Rousey pueda usar sus habilidades para golpear mi cabeza y cerrarme la boca».