El proceso para extraditar al narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán podría demorar un año, afirmó hoy el director General de Procedimientos Internacionales de la Procuraduría General de la República, José Manuel Merino.

Estamos estimando que en promedio sea de alrededor de un año, como mínimo, aunque hemos tenido procedimientos de hasta cuatro años, informó Merino en declaraciones a la prensa local.

Indicó que el gobierno estadounidense emitió dos órdenes de detención con fines de extradición contra "El Chapo", una por delitos de asociación delictiva e intención de distribuir cocaína, la otra, por asociación delictiva, delincuencia organizada, distribución de droga, homicidio y posesión de armas de fuego.

Ambas órdenes fueron ejecutadas por elementos de la Interpol. Una vez que se tenga la notificación oficial, dará inicio el proceso de extradición. El resultado será emitido por la cancillería mexicana.

Dijo que algunos amparos que presentó la defensa de Guzmán ya concluyeron en virtud de que no hay una orden de extradición como tal.

Su abogado cuenta con tres días para ofrecer pruebas y nosotros 20 días para el desahogo de las mismas, posteriormente el juez emitirá una opinión y finalmente emitirá los expedientes a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que esta pueda dictar un acuerdo favorable o no en torno a la extradición, explicó.