En medio de la incertidumbre y malestar que generan los despidos de este inicio de año en Argentina, dos estudios auguran hoy que enero será un mes inflacionario lo que suscita aún más preocupación.

Citado por el servicio MinutoUno, el economista Orlando Ferreres estimó que la inflación de este mes "va a ser bastante fuerte", de hasta 6 por ciento sobre un índice parecido en diciembre.

Consideró, además, que el país vive un panorama complicado por la "corrección de los problemas" según dicen los actuales gobernantes y que, a su criterio, dejó el kirchnerismo.

A la par del vaticinio de Ferreres, un informe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericana (FIEL) indica que el costo de la canasta básica en la ciudad de Buenos Aires aumentó el 7 por ciento sólo en diciembre pasado.

Para Ferreres, "la inflación de enero va a ser bastante fuerte si se confirman los aumentos que se prevén para las tarifas (de gas y electricidad). Van a aumentar las clínicas pre-pagas y varios otros costos".

Augura que será un mes de inflación bastante alta, hasta 4, 5 ó 6 por ciento. "Es un mix complicado. Eso explica en parte la suba del dólar la dos últimos días, cerrando a 14,13 el jueves", puntualizó.

Además, advirtió que al Gobierno no le va a resultar fácil "mantener la gobernabilidad, cuando tiene que hacer un ajuste fuerte cada cierto tiempo". Eso hace que el panorama para los primeros meses del año se vuelve complicado", alertó el economista.

En la visión de Ferreres, se gestó una transición suave y el ajuste monetario más allá de alza de los productos no desató un "shock". "No se podía devaluar mucho y corregir tarifas. Todavía no se corrigió ninguna tarifa".

Pero ahora se siente la preocupación del desempleo y de la venidera suba de impuestos y los servicios al quitarse los subsidios.

Ya la nafta subió 6 por ciento y se prevé otro aumento en marzo, y los combustibles pasaron a estar más caros en Argentina que en otros países de la región, comparó el economista.

FIEL, por su parte, analizó que el costo de la Canasta Básica Alimentaria en la Ciudad de Buenos Aires creció en diciembre 7 por ciento.

Ese porcentaje casi duplica el cálculo que la misma entidad realizó respecto a la evolución de la inflación durante el último mes de 2014, que dio cuenta de un incremento del 3,6 por ciento.

El informe dado a conocer el jueves precisó que en diciembre el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) por adulto, la cual determina la línea de indigencia individual, fue de mil 274 pesos (90usd), con un aumento de 7 por ciento.

Ese es el mayor porcentaje desde febrero del 2014, con una acumulación anual del 26,7 por ciento.

En tanto, la Canasta Básica Total (CBT) que determina la línea de pobreza ascendió a dos mil 328 pesos por adulto (164,75usd), lo que significó una variación mensual del 4,7 por ciento y un acumulado anual del 27,2 puntos porcentuales, de acuerdo con FIEL.

Si se considera una familia tipo de cuatro miembros, el costo de la CBA por hogar se ubicó en diciembre en 3 mil 936 pesos (279usd) y el de la CBT en siete mil 194 pesos (509usd).

Eso hace que los ingresos inferiores a esos montos convierten a esos hogares en la calificación de "indigente" o "pobre" respectivamente, concluye FIEL.