Este 2016 será para Nicaragua un año de consolidación de su ritmo de crecimiento económico, ya que el modelo de Gobierno y el buen manejo de las finanzas públicas han dado la pauta necesaria poder enfrentar exitosamente cualquier amenaza económica mundial.

A criterio del diputado liberal Wilfredo Navarro, miembro de la Comisión Económica del Parlamento Nacional, en este 2016 se espera que el país continúe desarrollándose y creciendo a tasas de entre el 4 y el 5 por ciento.

Afirma que el Gobierno ha sido previsor y de una manera responsable desde hace años manejado los parámetros de desarrollo “en concordancia con el crecimiento económico del país”.

Navarro hace un análisis que toma en cuenta el crecimiento de las inversiones nacionales y extranjeras, el crecimiento de las remesas, y el acuerdo entre empresarios, Estado y trabajadores, todo lo cual permite una dinamia que no existe en ningún otro país.

También valora como fundamental la seguridad ciudadana y la garantía para las inversiones.

“El respeto que se tiene afuera de un gobierno que incentiva la inversión y que promueve el desarrollo, pues hace fácilmente avizorar que el año 2016 va a ser propicio en bendiciones y desarrollo para los nicaragüenses”, asegura.

A su ver, otro aspecto positivo para Nicaragua es la caída de los precios internacionales del petróleo. “El año pasado prácticamente se obtuvieron 500 millones de dólares en ahorro de la factura energética que nos permite un desahogo para invertir en desarrollo de carácter social”, explica.

Impuestos se invierten en la gente

Señala que algo no menos importante es la confianza del pueblo en que sus impuestos son invertidos en el país. “Eso se refleja en un incremento en las recaudaciones fiscales porque generalmente en la sociedad la gente no quiere pagar impuestos porque dice que sus impuestos no se aplican al beneficio social. En el caso de Nicaragua, a diferencia de otros países centroamericanos, el incremento en las recaudaciones hace que estemos haciendo reformas presupuestarias no para reducir el presupuesto sino para incrementarlo, y ese incremento va dirigido hacia los sectores sociales vulnerables”, apunta.

Resultado de 8 años de Buen Gobierno

El legislador valora que en general los 8 años de gestión sandinista han tenido un impacto muy positivo, cambiando radicalmente la realidad social, económica, política y cultural de país.

“No podemos olvidarnos, antes de Daniel (habían) los apagones de 8 horas; no podemos olvidarnos las crisis económicas, los problemas financieros, los problemas de corrupción que se manejaban en las administraciones liberales. Aún en la administración de Violeta Chamorro se dieron casos de corrupción descarada”, lamenta.

Navarro asegura que todo esto tiene su resultado: el amplio respaldo del pueblo a la gestión del Presidente Daniel Ortega y de la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo.

“Este gobierno está encaminado a que todos los recursos que se puedan obtener vayan en beneficio del país, del pueblo y de las grandes mayorías y eso lo tenés con la reducción de la pobreza, con el incremento de la calidad de vida, con el incremento en los beneficios a la población en vivienda, calles, parques, diversión, empleos, mejorías salariales y una serie de beneficios en salud, en cultura, que te congloban un panorama positivo a la administración de este gobierno”, refiere.

Confianza es clave

No menos esperanzadoras son las palabras de otros connotados analistas como el político liberal Humberto Castilla y el subprocurador de Derechos Humanos Adolfo Jarquín Ortel. Ambos también creen que este año Nicaragua seguirá por un buen camino tanto económico como socialmente.

Castilla explica que la gran clave es la confianza de los inversionistas y del pueblo en el Gobierno Sandinista.

“Los pasos que se han estado dando en cuanto a la administración honrada en este país es lo que permite una total confianza”, manifiesta, enfatizando que la mejor prueba de ello son las encuestas donde el pueblo manifiesta su reconocimiento a los logros del país.

Por su parte Jarquín Ortel considera que este 2016 será un año de consolidación tras años de crecimiento económico sostenido y de exitosas políticas financieras del gobierno.

“Hay un gobierno fuerte, sólido, con un partido fuerte, sólido; (y) además hay seguridad jurídica y seguridad ciudadana. Eso te indica que el inversionista tiene seguridad sobre su dinero”, manifiesta el funcionario.

Nicaragua ha estado creciendo en los últimos años a una tasa promedio del 5 por ciento, y los organismos financieros internacionales y analistas nacionales coinciden en que el país continuará por ese mismo camino.