Un comunicado emitido por el Departamento de Estado, recordó que Estados Unidos no forma parte de la Convención sobre el Asilo Diplomático, adoptada la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1954, y no reconoce el concepto de asilo diplomático como una cuestión de derecho internacional.

El documento del gobierno estadounidense subraya que la crisis diplomática entre Londres y Quito, ante la amenaza británica de asaltar la sede diplomática ecuatoriana "se trata de un asunto bilateral entre Ecuador y el Reino Unido y que la OEA no tiene ningún papel en esta cuestión".

Washington niega que haya presionado a Londres para arrestar a Julian Assange, y aseguró que no tiene intenciones de perseguir al periodista australiano, a pesar de la existencia de una investigación penal contra el australiano, después que se filtraran en WikiLeaks documentos secretos del Pentágono y cables sensibles del servicio diplomático estadounidense.

Pese a que Estados Unidos no forma parte de la convención de la OEA de 1954, ha empleado en reiteradas ocasiones la inmunidad en sus embajadas para proteger a opositores en países que no siguen la línea ideológica de Washington.

El jueves último, el gobierno ecuatoriano concedió asilo diplomático a Assange, por suponer que el fundador de WikiLeaks está bajo persecución política y que su vida corre peligro en caso de ser extraditado a Suecia, donde es requerido por supuestamente haber cometido supuestos crímenes sexuales.

Ecuador llevó al seno de la OEA el caso de Assange y las amenazas británicas, donde el Consejo Permanente de la organización continental aprobó convocar una reunión de cancilleres para el próximo día 24.

La resolución fue aprobada por 23 votos a favor y 3 en contra, de (Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago).