El Gobierno de Irán denunció este jueves que Arabia Saudita ha bombardeado su embajada en la capital de Yemen, Saná.

La República Islámica de Irán condenó este hecho y lo calificó de una violación a las leyes internacionales.

"Arabia Saudita es responsable de los daños causados en el edificio de nuestra embajada y de dañar a parte de su personal, "dijo el portavoz de Cancillería, Hossein Jaber Ansari.

De acuerdo con lo informado por la cancillería iraní, la mayoría de los heridos son agentes de seguridad.

El pasado domingo, el Gobierno de Arabia Saudita anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas con Irán. El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel al-Jubeir, declaró que todos los diplomáticos del país persa tenían 48 horas para abandonar la monarquía árabe.

Irán había elevado una protesta por la ejecución del clérigo Nimr al-Nimr y ha convocado al encargado de negocios saudí. Por su parte, Arabia Saudita convocó en su momento al embajador iraní, en respuesta a la reacción "hostil" de Teherán.

La tensión entre estas dos naciones se genera luego de que Arabia Saudita anunciara la ejecución del clérigo chií Nimr Baqir al Nimr y otras 46 personas que habían sido condenadas por presunto terrorismo.

En los últimos meses, autoridades iraníes advirtieron a Arabia Saudita por la condena del clérigo, sin embargo el país árabe rechazó tales llamados. Sólo en el 2015, Arabia Saudita realizó cerca de 158 ejecuciones, alcanzando su nivel más alto en dos décadas.