Con el paso del tiempo el programa de medicina natural desarrollado por el Gobierno Sandinista, está tomando cada vez más fuerza, y posicionándose como una buena opción para aquellas familias nicaragüenses deseosas de probar un servicio de salud alternativo.

Hasta la fecha en el país existen 12 institutos departamentales de Medicina Natural y Terapias Complementarias, de un total de 19 que se proyecta instalar. Así mismo se cuenta con 17 clínicas de medicina natural, lo cual es nada más que el inició de un esfuerzo mucho mayor, pues la idea es establecer clínicas en la mayoría de municipios del país.

La sede central del programa se ubica en Managua y fue inaugurado en diciembre del 2014. Según María José Mendoza, Directora de este centro, en el año que tiene de operar los frutos cosechados son muchos, entre estos: cursos, diplomados, talleres y, por supuesto, el arranque de la construcción de las filiales y clínicas en departamentos y municipios.

La directora docente, María Engracia Medina, afirma que en todas las modalidades educativas impartidas el contenido fundamental ha sido el desarrollo de las fototerapias con plantas medicinales y las terapias complementarias.

“El personal de salud que nosotros formamos acá sale directo a la parte de atención de los servicios de salud”, manifiesta.

Algo que hay que aclarar es que si bien en la sede central se imparten cinco modalidades educativas, en las filiales se imparten solamente dos: los cursos básicos y la promoción y difusión educativa del uso de plantas medicinales.

El objetivo es llegar con estos servicios a aquellos pacientes crónicos o con afecciones comunes que no son resueltas con el tratamiento convencional.

Medina afirma que los pacientes tratados presentan por lo general afecciones respiratorias, gastrointestinales, osteoarticulares o del sistema nervioso.

Para dar un ejemplo de cuan buena acogida tienen las clínicas de medicina natural, basta decir que estas atienden aproximadamente a unas 700 personas al mes.