Desde que en diciembre empezó a elevarse el lago de lava en el Volcán Masaya, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) mantiene una estricta vigilancia sobre este cono.

El Masaya es de gran importancia turística y por tanto registra una gran cantidad de visitantes, de tal forma que la vigilancia del Ineter es fundamental para garantizar la seguridad de los turistas.

Un hecho curioso del volcán es el fuerte sonido que se ha escuchado últimamente, tal como lo explican guardaparques como Luis Solano. Este señala que el fuerte sonido llega del interior del cráter, donde el viento produce olas en la lava.

“Normalmente es un sonido mínimo, pero cuando el sonido es fuerte como una turbina de un avión si ya la explosión es venidera”, explicó Solano, en un reportaje presentado por Multinoticias, Canal 4.

Cabe señalar que el Ineter ha instalado cámaras para mantener el directo monitoreo de toda la actividad.

De acuerdo a Armando Saballos, asesor científico del Ineter, cada minuto llegan imágenes de diferentes ángulos del volcán, de tal forma que al ocurrir una explosión inmediatamente esta quedaría registrada.

Saballos expresó que por el momento no hay ningún riesgo para la población, aunque advirtió que si hay algún derrumbe y se bloquea la boca, eso implicaría acumulación de gases, un aumento de presión y una posible explosión.

Las autoridades del Volcán Masaya, han aumentado las medidas de seguridad con los turistas y les han advertido sobre ciertas zonas de riesgo donde no se permite el ingreso de visitantes.