Øveraas se encuentra en el país para recibir reconocimiento de diversas instituciones no gubernamentales nicaragüenses, que reciben cooperación del gobierno noruego.

Noruega a través de su cancillería anunció en el 2010 el cierre de diversas sedes diplomáticas, incluyendo Nicaragua por razones presupuestarias, pero en esa ocasión también patentizaron que los flujos se mantendrían, tal y como lo está ratificando el diplomático.

“Noruega ha cerrado su embajada, pero lo importante para nosotros es transmitir ahora que nuestra cooperación hacia Nicaragua continua. Nuestra solidaridad con el país y con su pueblo continua”, aseguró Øveraas.

Agregó que las autoridades de su país, se encuentran en el proceso de definir las áreas donde será dirigido las futuros programas de cooperación, pero básicamente se mantendrán los mismos sectores, entre estos el fortalecimiento de programas de combate a la pobreza en Matagalpa y Bluefields, proyectos de pequeñas centrales hidroeléctricas en comunidades rurales y proyectos relacionados con los Derechos Humanos, entre otros.

“La decisión de cerrar la embajada aquí no fue una decisión política, fue una decisión administrativa de parte del Ministerio en Noruega, donde ellos vieron que para Noruega tener dos embajadas en la región (Centroamerica) era demasiado y se decidió concentrar toda la actividad y personal en Guatemala, pero al mismo tiempo se decidió seguir esta colaboración con Nicaragua”, explicó Øveraas.

Indicó que Noruega y sus diplomáticos han mantenido una buena relación con el Gobierno Sandinista y con sectores de la sociedad civil, principalmente con organismos que combaten la violencia intrafamiliar.

Noruega ha sido un fuerte colaborados de la Policía Nacional, principalmente en el tema de la modernización e instalación de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia. Øveraas dijo que este apoyo a la institución policial se mantendrá en el futuro.

La cooperación de Noruega como gobierno cada año es de unos 7 millones de dólares, mientras Organismo No Gubernamentales de ese país aportaban a sus pares nicaragüenses otra cantidad similar para sumar unos 15 millones totales.

El gobierno de Noruega anunció en el 2010 el cierre de embajadas en diferentes países del mundo, incluyendo Nicaragua, Colombia, Eslovenia y Timor Oriental, entre otros, obedeciendo a la necesidad de "compactación de su servicio exterior, debido a razones presupuestarias". Noruega mantiene sede diplomática en Guatemala, cuyo  embajador Lars Vaagen, tiene la función concurrente para todo el istmo.