Este 2016, el Gobierno Sandinista lo ha iniciado sin bajar la guardia ante las epidemias, y prueba de ello fueron las más de 4 mil viviendas sensibilizadas, abatizadas y fumigadas este lunes en el sector de Villa Venezuela, distrito VII de Managua.

Este fue un esfuerzo donde unieron voluntades no solo los brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa) sino también la Alcaldía de Managua, Los Gabinetes de la Familia y toda la comunidad organizada, ya que existe conciencia de que solo trabajando juntos es que se podrá hacer frente de una manera mucho más eficaz a enfermedades como el dengue y el chikungunya.

La responsable de Epidemiología del Sistema Local de Atención en Salud (Silais-Managua), doctora Ligia Aragón, recordó que esta lucha ha sido continúa y que con la colaboración de todos es que se ha logrado salir adelante.

Subrayó además que lo fundamental es la eliminación de los criaderos del mosquito transmisor en el seno de los hogares.

El Secretario Político del Distrito 7, William España, se mostró complacido con la labor iniciada este lunes en Villa Venezuela, pues de esta manera se está garantizando la salud de las familias nicaragüenses.

En este sentido, destacó que la población debe tener confianza en el trabajo que está desarrollando el Gobierno y brindarle todo el apoyo al momento de desarrollar jornadas de este tipo.

Lastenia Gómez, directora del Centro de Salud Villa Libertad, expresó que este 2016 está arrancando con los trabajadores de la salud dedicados al bien común en coordinación con la población e instituciones como la Alcaldía.

Para Gómez un aspecto fundamental de ello es la sensibilización ciudadana en cuanto mantener limpios sus hogares.

De ello se mostraron conscientes los pobladores, para quienes toda vivienda sucia es un potencial criadero de mosquitos.

"Como población tenemos que apoyar, abrir las puertas de nuestras casas a los brigadistas, pero también limpiar, botar todos los calaches que no nos sirven", manifestó Magali Ramírez.

Con las misma palabras se expresó Dennise del Carmen García. "Si uno elimina los criaderos no hay zancudos, pero también esto debe ser algo de todos, porque de nada sirve que yo limpie si en el barrio algunos vecinos no lo hacen", aseguró.