"Seguramente va a haber un debate en el seno del ALBA sobre la vigencia de esta figura del asilo y la posición de los países desarrollados frente al derecho internacional", dijo Sanz a Prensa Latina en esta capital.

Estas declaraciones se producen a pocas horas de la convocatoria extraordinaria de los Cancilleres del ALBA, solicitada por Ecuador para lograr una repuesta común ante las amenazas británicas de ingresar a su embajada de Londres para arrestar a Julian Assange y su negativa a concederle el permiso para abandonar ese país

Sanz espera mañana un amplio respaldo a la posición ecuatoriana en el caso del fundador de Wikileaks y a su derecho soberano a beneficiar con la figura del asilo político a aquellos ciudadanos que así lo considere, en virtud de sus leyes nacionales y tratados internacionales.

Expuso que el Reino Unido debería aceptar la decisión ecuatoriana y no continuar su posición de negarse a permitir a Assange salir de ese país desde la embajada en Londres, donde permanece desde el 19 de junio de este año.

Argumentó que el estatus del asilado se deriva del uso de las facultades de un gobierno para ejercer su derecho soberano, por lo cual las autoridades británicas deberían acceder a esa voluntad.

El ejecutivo del ALBA manifestó que con la pretendida intención del Reino Unido de ingresar a la embajada de Ecuador para arrestar al periodista australiano, ese Estado desconoce la Convención de Viena de 1961 sobre las relaciones diplomáticas y otros más referidos al tema.

Señaló que las autoridades inglesas deberían evaluar primero qué otras implicaciones tendría en materia del derecho internacional antes de aplicar sus propias leyes, desconociendo los convenios universales sobre el tema.

"Deberían respetar el derecho de Ecuador, porque (negar el salvoconducto) en la praxis se convierte en una obstrucción y una negación del asilo político, ya que es la forma como se viabiliza la decisión de un Estado", remarcó.

Sanz precisó que los cancilleres de los países integrantes del ALBA confirmaron su participación mañana en este foro, previsto a las 18:00 hora local en las instalaciones de la Gobernación de Guayaquil, capital de la provincia ecuatoriana de Guayas.

También acotó que el domingo se reunirán con similar propósito en esa misma ciudad los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), cuya posición común en este caso reclama también Ecuador.

Ambas sesiones extraordinarias fueron solicitas por el canciller Ricardo Patiño a los efectos de encontrar apoyo en una respuesta enérgica de la región ante la posición de Gran Bretaña en el caso de Assange.

La víspera Patiño expuso a nombre de su gobierno los 11 argumentos por los cuales consideró necesario aceptar la solicitud de asilo del periodista australiano.

Ecuador consideró que existen indicios de una persecución política contra éste ciudadano y valoró las circunstancias y el peligro para su vida de ser extraditado de Londres a Suecia, así  como la eventualidad de su envío a Estados Unidos para ser juzgado por espionaje.