Miles de nicaragüenses católicos de todos los rincones del país, coparon los patios y el atrio de la Catedral Metropolitana de Managua para participar de la primer misa del 2016, que fue presidida por Su Eminencia Reverendísima Cardenal José Leopoldo Brenes, el obispo auxiliar Silvio Báez y el todo el clero de la Arquidiócesis.

Previo a la celebración litúrgica, estos mismos feligreses acompañaron a Jesucristo Sacramentado en la tradicional procesión del primero de febrero que inició del colegio Cristo Rey, pasa por la rotonda del mismo nombre y concluye en la catedral.

Este año el pueblo católico se sumó la Jornada Mundial de Oración por la Paz, tema que fue abordado por el líder espiritual en su mensaje de año nuevo, indicando que Nicaragua en los últimos dos meses vivió momentos de mucha felicidad y regocijo con las celebraciones en honor a la Virgen María, el nacimiento de Jesucristo y las festividades de año nuevo.

En un mensaje de casi 30 minutos, Brenes manifestó que el principal reto de la humanidad es derrotar la indiferencia, seguir luchando por la paz mundial y practicar con mayor ahínco la misericordia, tal y como lo ha expresado en muchas ocasiones el Papa Francisco.

También manifestó que en la actual Nicaragua hay muchas cosas positivas y que gracias a Dios, estas son superiores a las negativas, por lo que instó al pueblo a sacar provecho de las acciones buenas.

Momentos de felicidad

“Durante el último mes todos nosotros en la arquidiócesis y en toda la provincia eclesiástica hemos vivido momentos festivos, grandes momentos festivos, iniciando el 28 de noviembre con el novenario en honor a nuestra Madre. Toda Nicaragua, los hombres y mujeres de buena voluntad se unieron a ese gozo, a esa alegría propia de nuestro amor a la Santísima Virgen María (…) al pueblo que se desbordó por todas las calles de nuestra ciudad, de nuestros pueblos, mucho gozo, mucha alegría”, destacó el prelado al reconocer el amor que Nicaragua le tiene a la Madre de Jesucristo.

También calificó como una gran fiesta, lo que se vivió en el país con los preparativos para recibir el nacimiento de Jesús en todas las parroquias y finalmente los festejos por la despedida del año 2015, en el que se congregaron familias enteras.

“Han sido momentos verdaderamente felices estos dos meses (…) Este año 2015 ha dejado muchas cosas positivas, tanto a nivel personal, hemos sentido la cercanías de tantas personas y la bendición de Dios, también a nivel familiar, no hay duda que hay tantas cosas que hemos recordado, y hemos sentido el cariño, la cercanía y la fortaleza de la familia, a nivel comunitario igual”, subrayó el Cardenal Brenes, agregando que pasado los festejos, se comienza a retomar la normalidad de nuestras vidas y se asumen nuevos retos.

En este año, instó a seguir por los caminos de Dios, recordando que el Señor siempre va a estar de nuestro lado. “Desde nuestras realidades, desde nuestras limitaciones, Él va iluminando nuestro caminar y con el esfuerzo de cada uno de nosotros que podamos hacer, nos lleva a ese puerto seguro, porque Él está con nosotros, porque Él nos acompaña en nuestro diario caminar”.

La Iglesia Católica en Nicaragua, señaló, se suma la Jornada Mundial por la Paz que viene promoviendo el Papa Francisco, pues reconoció que en este 2015 en diversas regiones del mundo se ha vivido mucha violencia, mucha confrontación, dolor y mucha muerte.

“Domingo a Domingo y cada día miércoles hemos podido ver en el rostro del Papá esa tristeza que le causa ver a los humildes y a los sencillos sufrir”, subrayó.

En esta parte, destacó el mensaje de Su Santidad, en el que llama a vencer la indiferencia e insta a conquistar la paz, porque esta no cae del cielo. “La indiferencia es la enemiga de la paz, al igual que la violencia, al igual que la guerra, por eso el Santo Padre nos invita en este primero de enero 2016, nos invita a nivel personal a que podamos revisar nuestra actitud de indiferencia hacia el hermano y hacia las realidades del mundo”.

Llama a unas elecciones en paz

En su mensaje abordó el tema de las elecciones generales que se desarrollarán en Nicaragua en noviembre próximo, por lo que llamó a los partidos políticos a promover una campaña de paz, pues lamentó que hay sectores que están promoviendo un discurso de odio, de tensiones y luchas.

“En este año vamos a vivir un año electoral y se oyen muchos presagios de violencia, de tensiones, de luchas. No hay duda que son interesantes las luchas, pero siempre que se hagan de forma pacífica. Es triste para el Papa, para nosotros los pastores ver el enfrentamiento entre los hermanos”, señaló Brenes, al hacer ese llamado a la cordialidad y al mensaje de paz en estas elecciones próximas.

Pidió acoger el mensaje de Paz que promueve el Papa Francisco, por lo que llamó a los líderes políticos, a los partidos, a destruir todo aquello que pueda separarnos de celebrar unas elecciones en paz y en armonía.

Antes del mensaje de año nuevo del Cardenal Brenes, en punto de las dos de la tarde, inició la peregrinación de miles de católicos en la procesión del primero de enero, en la que muchos fieles pudieron cumplir sus promesas a Cristo Sacramentado.

Miembros de las diferentes parroquias del país, principalmente de Managua acompañaron la procesión que fue presidida por Brenes y su obispo auxiliar Silvio Báez.

“Al iniciar este nuevo año que Dios nos regala, la esperanza esta puesta en el Señor y este peregrinar de esta tarde, representa la confianza del pueblo fiel a Jesús Sacramentado y en la Santísima Virgen María, es un momento muy bonito para iniciar como Iglesia”, comentó el sacerdote Juan Pastor Lozano cura párroco de la iglesia de Santa Rita.

Para el feligrés Ronaldo Collado, esta primera misa de cada año, representa una renovación de los votos del cristiano a la palabra de Dios. “Por eso le pido a las demás personas que siempre asistan a las misas, para que Dios los ame y los tenga en el cielo siempre, con esta procesión se demuestra que el pueblo sigue amando al Señor Jesucristo”.