El presidente del Congreso, Sigfredo Reyes, en compañía de otros diputados, anunció en rueda de prensa que la CCJ declaró "inaplicable" la sentencia de la Corte Suprema de Justicia salvadoreña.

El legislador explicó que, según el documento que recibió, la CCJ emitió su fallo amparada en instrumentos jurídicos de la integración regional como el Protocolo de Tegucigalpa, que es el estatuto que dio vida a ese tribunal regional.

"Declárase que como tribunal supranacional constitucional (la CCJ) tiene plena competencia para resolver el conflicto entre poderes del Estado que existe entre la Asamblea Legislativa y el Organo Judicial de la República de El Salvador", destaca la resolución.

En ese sentido, la CCJ declaró "con lugar la demanda interpuesta por la Asamblea Legislativa de El Salvador en contra del órgano judicial".

El pasado 6 de junio, la Sala Constitucional de la CSJ declaró ilegal la elección de diez de los 15 magistrados de dicha Corte Suprema, por haber sido realizadas en distintos momentos bajo una misma legislatura.

Según una interpretación de la Sala, la Constitución faculta al Congreso a designar magistrados sólo una vez bajo la misma legislatura, por lo que ordenó que la elección se repitiera en el período legislativo que se inició el pasado 1 de mayo.

El Congreso decidió entonces elevar el caso ante la CCJ que, como medida cautelar, ordenó a la justicia salvadoreña dejar sin efecto el fallo de junio, algo que la Sala Constitucional declaró "inaplicable" al considerar que se trata de un asunto interno.

La agencia AFP reseñó que los diez magistrados declarados inconstitucionales asumieron cargos y empezaron a sesionar separados de los cinco restantes. Ambos grupos designaron su propio presidente de la Corte, creando confusión e incertidumbre en el sistema de justicia.

El presidente Mauricio Funes sirve de mediador entre ambas partes. Sin embargo, si no hay acuerdo, Reyes advirtió que "la sentencia de la CCJ entrará en vigencia de inmediato, tal y como lo establece su ordenamiento".