Este fin de año 44 familias de residencial San Andrés, ubicado en el municipio de Ciudad Sandino, recibieron con júbilo su certificado de subsidio a la tasa de interés del crédito hipotecario, un respaldo más que garantiza el Gobierno Sandinista a los núcleos familiares que desean adquirir su vivienda.

Estas nuevas familias del programa Casas para el Pueblo, recibieron los certificados de mano de la compañera Vanesa Gómez, co-directora del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) y del licenciado Ricardo Meléndez, representante de la constructora Lacayo Fiallos y presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (CADUR).

En el 2015 gracias al modelo de alianza entre el INVUR, las alcaldías y CADUR, más de 9 mil familias pudieron adquirir sus nuevas viviendas, de estas 4 mil, a través de las cuatro ferias de las viviendas promovidas por la Cámara de Urbanizadores que pudieron cumplir su meta.

Sánchez manifestó que solamente en el municipio de Ciudad Sandino, unas 700 familias recibieron el certificado de subsidio a la tasa de interés que ronda entre los 1,500 y 2000 mil dólares, lo que permite adquirir la vivienda con mayor facilidad.

“Estas son familias que optaron a un crédito hipotecario, fueron aprobados por la banca, cumplieron los requisitos y están pagando sus cuotas, nuestro Buen Gobierno lo que facilita es el subsidio y de esa manera la tasa de interés sea menor, esto significa un ahorro”, destacó Sánchez, señalando que a nivel nacional se entregaron 2000 mil certificados de subsidio a igual número de familias protagonistas.

Estos subsidios es uno, de muchos otros mecanismos que promueve el Gobierno Sandinista para que las familias puedan cumplir el sueño de tener su propia vivienda.

US$130 millones en créditos para viviendas

Meléndez, reconoció que ha sido con el Gobierno Sandinista en los últimos cincos años, que las familias tienen mayores facilidades para lograr su vivienda, esto gracias al modelo de alianza entre empresarios constructores y el INVUR.

El presidente de CADUR manifestó que este año se logró un crecimiento del 17%, algo que ya ha ocurrido los años anteriores. Confirmó que para el 2016 están muy optimistas, dado que hay muchos proyectos diseñándose para bienestar de la familia.

“En un corto periodo de tiempo hemos logrado muchísimo, hemos logrado transformar un sector que no existía, antes construíamos muy pocas viviendas, ahora estamos con una oferta, si bien no está resolviendo en su totalidad el tema de la vivienda, si vamos por un buen camino. Estamos hablando en colocación anual a través de la banca (sistema financiero) de 130 millones de dólares, sin tomar en cuenta las viviendas adquiridas con dinero propio que puede andar por el diez por ciento”, dijo Meléndez.

José Faustino González, recibió con mucha alegría su certificado y ante las otras familias, manifestó que esto le significará un buen ahorro que podrá utilizar en mejorar la vivienda que recientemente logró adquirir, gracias a las facilidades que brinda el modelo de alianza.

“Este es un esfuerzo tripartito, gobierno, empresa privada y la familia, porque la familia que no se propone un objetivo una meta, difícilmente puede estar beneficiándose de las políticas gubernamentales que promueve un gobierno como el que tenemos”, reconoció González, agregando que en gobiernos anteriores no existió esta preocupación porque las familias tengan su vivienda.

“El comandante Daniel, la compañera Rosario Murillo tienen puestos los ojos en la dignidad del ser humano y cómo se eleva la dignidad del ser humano, teniendo una vivienda digna”, mencionó González.

Puntualizó que el gobierno también se preocupa por brindarle las facilidades a la empresa privada, para que invierta más y de esa manera promueva mayor empleo entre los nicaragüenses, que teniendo ingresos, acceden a los créditos hipotecarios con cuotas justas.

Residencial San Andrés, es un proyecto habitacional de 1,300 viviendas construido por la empresa Lacayo Fiallos.