La CITES es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos. Tiene por finalidad velar por que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituye una amenaza para su supervivencia.

“Estamos procediendo a actualizar de acuerdo a nueva legislación, nuevas estructuras, toda la actividad del comercio internacional de especies de flora y fauna silvestre. Lo importante es la participación y el consenso de las instituciones que tienen relevancia en la implementación de este convenio” indicó el compañero René Castellón, director de la autoridad CITES-MARENA.
Los participantes comparten experiencias y aportan recomendaciones, mismas que serán agregadas al decreto convenio CITES aprobado por la Asambela Nacional.
El MARENA, como institución normadora en la gestión ambiental,  establece y promueve la elaboración de normas y disposiciones que garantizan la aplicación, el uso adecuado, la protección  y  regulación de las especies de fauna y flora a nivel nacional.

En este contexto toda persona natural o jurídica, sean nacionales o extranjeras dedicadas a las actividades de comercio de especies de flora y fauna silvestre, deben inscribirse en el Registro ante la Autoridad administrativa de la oficina CITES. Esto permite tener aproximadamente 120 empresas inscritas para la exportación de flora y fauna silvestre.

La lapa roja y verde, el quetzal, la lapa nuca amarilla, el jaguar y monos son algunas de las especies en peligro de extinción en el istmo centroamericano y por lo tanto deben protegerse de la depredación. En el apéndice dos se encuentran las loras, chocoyos, boa común y la iguana como especies amenazadas y por lo tanto deben tomarse medidas para su protección.

En Nicaragua se encuentra criaderos autorizados que tienen licencia de exportación e importación para comercializar estas especies. Los representantes de estas empresas también participaron de este encuentro, como el caso de Yesenia Talavera.

“Este encuentro es para mejorar las normas de elaboración de Cites. Esto no hay que verlo de una forma negativa, sino que es para que nosotros tengamos conciencia de las acciones que estamos haciendo en nuestro trabajo, en nuestra empresa. Todo es positivo, lo bueno es que estamos trabajando con el gobierno, tomado de la mano con Marena”, refirió Talavera, una de las exportadoras de especies CITES.

La Policía Nacional a través del Comisionado Edgard Gutiérrez, Jefe del Departamento Estatal de Investigaciones Económicas, indicó que en lo va del año, han logrado realizar 12 operativos que tienen que ver con el comercio ilegal de especies amenazadas.

“En lo que va del año nosotros tenemos alrededor de 12 casos que tienen que ver con el comercio de estas especies, específicamente con loras y guacamayos. Estamos detrás de otras informaciones que tenemos que vamos operar próximamente. Los casos más comunes son el comercio interno de loras y guacamayos, que son sacados por puntos ciegos o en excursiones hacia Honduras y Costa Rica”, dijo el jefe policial.

Durante años la CITES ha sido uno de los acuerdos ambientales que ha contado con el mayor número de miembros, que se eleva ahora a 175 partes.