El director jurídico de la Cancillería de la República, César Vega, manifestó que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en relación a dos demandas entre Nicaragua y Costa Rica resalta aspectos positivos para Nicaragua.

A juicio de Vega, a pesar que la Corte reafirmó la soberanía de Costa Rica sobre Isla Portillos, una isla de 2.5 kilómetros de suampos, también dejó muy en claro que Nicaragua es dueña y mantiene la soberanía de la Laguna Harbour Head, la barra de arena frente al mar y la desembocadura del Río San Juan.

El jurista explicó que estas consideraciones permitirán que en el juicio sobre delimitación marítima en el mar Caribe, que falta por resolver, podrían presentar una proyección positiva para Nicaragua ante las pretensiones de Costa Rica en su delimitación en el Caribe.

Vega, además explicó que otros aspectos importantes de la sentencia son que la Corte consideró que no hubo ocupación militar ni invasión de parte de Nicaragua en la zona en disputa. Además reafirmó que Nicaragua actuó legítimamente en ejercicio de sus derechos para defender el territorio en cuanto a un territorio en disputa.

La Corte también reconoció que Nicaragua era un estado cumplidor del derecho internacional, que respeta las leyes internacionales y que busca tratar de vivir en paz con sus vecinos, señaló Vega.

El experto en derecho internacional también indicó que otro aspecto positivo es que en la sentencia se reafirma el derecho que tiene Nicaragua para dragar el Río San Juan, y se deja claro que Costa Rica violentó el derecho de Nicaragua por no haber hecho los estudios de impacto ambiental necesarios para establecer la carretera en la margen sur del Río San Juan.

Vega también puntualizó que la Corte reconoció el derecho de Nicaragua para reglamentar la navegación de las embarcaciones costarricenses en el Río San Juan.

Y recordó que la parte considerativa de la sentencia también otorga derechos a Nicaragua y esos derechos son los que van a servir a Nicaragua para desarrollar acciones que tengan que realizarse.

Vega recordó que el conflicto entre ambos países inició en el año 2009, debido a una persecución que se hizo a la banda Los Tarzanes, un grupo organizado para el narcotráfico que ocupaba el territorio en disputa como base para sus actividades de narcoactividad.

Por su parte, el doctor Manuel Madriz, experto en la temática, dijo que Nicaragua es un país respetuoso del derecho internacional y por lo tanto el fallo hay que cumplirlo.

Valoró que en este momento lo importante es buscar cómo las relaciones entre Nicaragua y Costa Rica se normalicen después de tanto tiempo de conflicto entre ambos países.