A través de los medios del Poder Ciudadano, Rosario señaló que las primeras comuniones son una fiesta de nuestras creencias, de nuestra fe y valores. “Nos sentimos contentos de poder contribuir, de poder colaborar a que estas familias estén celebrando como esos  niños merecen con sus trajes, con sus velas, sus rosarios,  sus recordatorios, en la Catedral”.

La compañera aprovechó para agradecer a Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, por facilitar la Catedral Metropolitana para realizar la actividad.

Rosario valoró que con este tipo de acciones de fe se está afirmando la vida.

“Todos los días tenemos que ocuparnos de afirmar la vida en medio de las infinitas luchas,  porque son luchas que componen la vida misma, porque son parte de la vida; afirmar la vida no importa que desafío se presente ante el ser humano, ante la familia,  ante la comunidad, ir adelante siempre,  porque ese es el mandato de la vida misma, avanzar, avanzar, avanzar”.

La compañera agradeció a Dios porque nos da salud y fuerza para avanzar y destacó que los nicaragüenses estamos con optimismo, “llenos de confianza, de esperanza, esa salud mental le agradecemos a Dios  por tenerla como pueblo, somos un pueblo cálido, lleno de cariño, lleno de respeto y todas estas acciones de avance hacia el  futuro en medio de la Alegría de Vivir en Paz son acciones que realizamos gracias a esa fortaleza interior que Dios nos incrementa cada día” afirmó.

Finalmente aseguró que los nicaragüenses todos tenemos un espíritu emprendedor, “luchador, valiente, un espíritu formidable  que caracteriza a la nicaragüense, al nicaragüense, a la juventud y le damos gracias a Dios por el espíritu  y por la capacidad de conectar con ese espíritu cada día para emprender todas las acciones de Progreso,  de Unidad, de Prosperidad”.