El terremoto tuvo lugar a las 11:59 horas en japón (02:59 GMT) a 158 kilómetros al noreste de la localidad rusa de Poronaysk, a una profundidad de 625 kilómetros. El Servicio Geológico de Estados Unidos le otorgó al sismo una magnitud de 7.7 en su informe inicial.

El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico indicó en un boletín que, en base a toda la información disponible, no se esperaba un tsunami destructivo.

Localidades norteñas como Hakodate y Kushiro, en Hokkaido, Hachinohe, en Aomori, o Morioka, la capital de Iwate, han sentido el temblor con un grado 3 en la escala nipona, que se centra más en las zonas afectadas que en la intensidad.

En la provincia de Fukushima, que junto a Miyagi e Iwate estuvo entre las más afectadas por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, solo se ha registrado el grado 1 en la escala japonesa.

Según la agencia EFE, medios japoneses reportan que ninguna de las centrales nucleares en la zona -incluida la de Fukushima Daiichi- han informado de problemad internos alguno a causa del terremoto.

Igualmente, el seísmo no ha afectado al servicio de trenes bala ni ha producido cortes en las autopistas o en los suministros de agua y electricidad.

Japón se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico" y sufre terremotos con relativa frecuencia, por lo que las normas de construcción son muy estrictas y hay rigurosos protocolos de emergencia.