Durante el acto estuvieron presentes la viuda del Comandante Tomás Borge y embajadora de Nicaragua en Perú, Marcela Pérez Silva, acompañada de sus hijos.

Daniel, en su intervención, señaló que no es casual que los lazos que unen a Nicaragua con Cuba, como tampoco es casual que el Comandante Tomás naciera en la misma fecha que el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

Daniel señaló que Cuba dio acogida al Coronel Santos López, al comandante Carlos Fonseca y al comandante Tomás Borge, luego del inicio de la batalla contra la dictadura por parte del Frente Sandinista.

“Digo por eso que no es casual que el día de hoy 13 de agosto estemos conmemorando, celebrando el 86 aniversario del nacimiento de Fidel”, indicó.

“Sin Fidel, sin la Revolución Cubana, difícilmente hubiesen sido acogidos por el pueblo cubano, el Coronel Santos López, Carlos y Tomás. Difícilmente se estaría escribiendo la historia que se ha estado escribiendo desde el siglo 20 hasta este siglo 21 en nuestra América Caribeña y Latina”, subrayó Daniel.

Para el líder sandinista, la liberación de Cuba también fue el inicio de la liberación no sólo de América Latina, sino también de los pueblos africanos y del mundo “porque hasta allá se expandió la onda de la revolución cubana”.

Daniel señaló por consiguiente que este triunfo avasallador de la Revolución de Cuba también permitió el triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua.

Aseguró, así mismo que iguales espacios brindó Cuba al comandante Hugo Chávez, cuando a fines del siglo pasado se encontraba pregonando la Revolución Bolivariana.

“Fue allá en Cuba donde tuve el privilegio de encontrarme en esa ocasión por primera vez con el comandante Hugo Chávez, gracias a la solidaridad de Cuba, porque Fidel había invitado al comandante Hugo Chávez, que andaba allí con el verbo de Bolívar uniéndolo al verbo de Martí, la práctica liberadora de Bolívar uniéndola a la práctica liberadora de Martí, y uniéndola también al verbo de Sandino y a la práctica liberadora de Sandino”, recordó.

Daniel señaló que Cuba ha transferido la antorcha a Venezuela para que todos juntos avancen a la par de la Revolución Bolivariana, escribiendo una “nueva historia por la justicia, por la libertad, por la soberanía, por la independencia y sobre todo por la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños”.